Los inversores pusieron miles de millones de dólares en acciones de alto vuelo, aun cuando la actual liquidación en el mercado de bonos provocó fuertes pérdidas en Wall Street y dio inicio a una "nueva era de volatilidad", dijo BofA este viernes.

Con un valor cercano al 1.6%, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años aumentaron cerca de 45 puntos básicos en el último mes, lo que provocó una venta masiva de acciones, que han perdido 4 billones de dólares en valor de mercado desde su pico de mediados de febrero.

El banco de inversión, analizando flujos a partir de datos de EPFR, dijo que los fondos de capital registraron entradas de 22,200 millones de dólares, impulsadas por 2,300 millones de dólares en tecnología y 2,000 millones de dólares en finanzas en la semana hasta el miércoles.

La caída del mercado de bonos aún no ha provocado un cambio importante en el posicionamiento entre los inversores, con un récord del 62.6% de los clientes de BofA invertidos en acciones.

Un estímulo monetario y fiscal de 29 billones de dólares ha llevado a una cultura de dependencia "adictiva" de Wall Street-Fed, dijo Michael Hartnett, estratega jefe de inversiones del banco en la nota a los clientes.

Los mercados ahora probablemente empujarán a la Fed a través de rendimientos más altos hacia un anuncio de política de control de la curva de rendimiento (YCC), agregó.

El mensaje del jueves del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, decepcionó a Wall Street, ya que los inversores tenían expectativas de que actuaría sobre la subida de rendimiento de los bonos a 10 años.

Una avalancha de oferta monetaria y tipos de interés ultrabajos o negativos han impulsado las acciones mundiales, que han sumado cerca de 40 billones de dólares desde el piso que tocaron por la venta masiva causada por la pandemia del coronavirus el año pasado.

Las acciones han agregado alrededor de 6,000 millones de dólares por hora, desde marzo pasado, casi 10 veces más rápido que el ritmo visto inmediatamente después de la crisis financiera mundial de 2008, según BofA.

Creemos que la Fed se moverá inevitablemente a YCC", dijo Hartnett, agregando que el dólar estadounidense podría subir antes de eso, pero cualquier anuncio de un cambio a YCC probablemente desencadenaría el inicio de un gran mercado bajista en el dólar.

El índice dólar alcanzó máximos de noviembre el viernes. Aún así, los inversores se mostraban en gran medida bajistas, con posiciones cortas netas de 30,000 millones de dólares, un poco menos que los 35,000 millones de dólares a fines de enero, que fue la mayor cantidad desde 2011.

El comité de formulación de políticas de la Fed se reúne el próximo 16 y 17 de marzo.