Durante las últimas semanas se conocieron los datos de ventas de muchas empresas de comercio minorista en los Estados Unidos durante el período de fiestas de fin de año del 2013.

Esta información representó un duro golpe para muchas compañías del sector que ya estaban atravesando dificultades de larga data, generando así un notable empeoramiento de las perspectivas de estas acciones a mediano plazo.

Una de las grandes ventajas que proveen los CFDs es que permiten tomar posiciones bajistas con la misma facilidad con la cual el inversionista se posiciona a la subida de un instrumento determinado, es decir, solamente con cursar una orden de venta a pesar de no tener ninguna posición de compra en el activo.

Esto no sólo provee flexibilidad y mayores posibilidades de beneficio para el operador, sino que también ayuda a diversificar el riesgo de la cartera. Al combinar posiciones alcistas y bajistas en un mismo portafolio, se reduce notablemente el posible impacto de los movimientos de mercado sobre el valor de la cartera. Ante una caída abrupta de precios, por ejemplo, las ganancias en posiciones bajistas deberían compensar las pérdidas en las posiciones de compra.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que las acciones de empresas que atraviesan períodos de dificultades e incertidumbre suelen mostrar también un alto grado de volatilidad. Por lo tanto, aplicar estrictos controles de riesgo, como la diversificación del portafolio o la utilización de órdenes de stop loss puede ser especialmente importante a la hora de posicionarse a la baja en un activo.

Sears

Uno de los grandes perdedores de la semana fue Sears (SHLD). La compañía está reportando caídas de ventas durante los últimos años, y los datos recientemente publicados no muestran ningún tipo de reversión en la tendencia. Al contrario, la situación de Sears parece estarse agravando en los últimos trimestres.

Las ventas en tiendas comparables – es decir excluyendo el impacto de aperturas y cierres de tiendas – cayeron en un 7.4% en el trimestre terminado el 6 de Enero 2014 contra el mismo trimestre del año anterior. La división de Kmart mostró una caída del 5.7%, mientras que el segmento de Sears Domestic tuvo un retroceso de ventas comparables de 9.2 por ciento.

El período en cuestión es estacionalmente el más importante del año por un amplio margen, y todo parece indicar que Sears se encuentra lejos de revertir sus pérdidas financieras en el mediano plazo.

La empresa ha recurrido a los recortes de gastos y la reducción de inventarios para mejorar sus márgenes de rentabilidad. Sin embargo, esto parece estar afectando demasiado negativamente la calidad de la experiencia de los clientes y el valor de su marca entre los consumidores.

En base a datos de su último balance, la compañía cuenta con un monto total de deudas cercano a los 4,700 millones de dólares, lo cual implica un riesgo financiero considerable para una empresa que no logra encontrar una estrategia sostenible para revertir las pérdidas.

JC Penney

JC Penney (JCP) brindó muy poca información al mercado. El management de la empresa emitió un escueto comunicado indicando que se encontraban satisfechos con la performance de ventas en la etapa más importante del año. Esta escasez de información fue mal recibida por el mercado, y las acciones cayeron más de un 10% el día siguiente al reporte de prensa.

Los datos del último reporte de ganancias de la compañía indican que las ventas comparables cayeron en un 4.8% interanual durante el trimestre terminado el 20 de Noviembre del 2013.

En ese mismo reporte de resultados, la compañía indica que se observa cierta estabilidad en las ventas durante la parte final del trimestre, sin embargo, tampoco brinda precisiones o datos cuantitativos sobre esta mejora. Además, se observa una fuerte caída de márgenes de rentabilidad debido a las activas rebajas de precio que JC Penney está implementando para recuperar el terreno perdido frente a la competencia en los últimos años.

Al igual que Sears, JC Penney se encuentra en situación de pérdidas, además, más allá de algunas insinuaciones al respecto por parte de los directivos de la compañía, no se observa una estrategia probada para solucionar los problemas de la empresa.

Best Buy

Best Buy (BBY) tuvo un gran año durante el 2013, la empresa logró estabilizar los niveles de ventas, y los recortes de gastos parecieron producir algunos resultados en términos de mejorar los márgenes de rentabilidad. Ante ese escenario, algunos inversores recuperaron su confianza en la compañía, y las acciones ganaron más de un 240% a lo largo del año pasado.

Sin embargo, los datos de facturación durante las fiestas fueron una abrupta decepción para el mercado, y Best Buy cayó más de un 23% en un solo día al conocerse el reporte.

Las ventas en tiendas comparables cayeron en 0,9% durante el período de nueve semanas terminado el 4 de enero del 2014. Si bien la evolución de ventas no parece tan grave como en los casos anteriores, el management de Best Buy hizo numerosas referencias a los descuentos y promociones que se aplicaron en el período, lo cual podría ser una clara indicación al respecto de la presión bajista que existe sobre los márgenes de rentabilidad del negocio.

Best Buy cuenta con un balance sólido que presenta una posición de cash neto, es decir, saldo de cash e inversiones líquidas superior a las deudas financieras de la empresa.

Por otro lado, el negocio de electrónica es especialmente vulnerable ante la competencia de las compañías de comercio online, lo cual deja a Best Buy en una posición de debilidad frente a un gigante como Amazon (AMZN).

[email protected]