Las acciones de Telefónica alcanzan por segunda jornada consecutiva máximos por encima de la barrera de los 10 euros por acción. Si confirma este ascenso al término de la sesión supondría el primer cierre por encima de los 10 euros en 13 meses, concretamente desde el 8 de diciembre de 2015.

La conquista de estos niveles lleva aparejada una revalorización superior a los dobles dígitos en lo que va de año. Las subidas desde el inicio de enero rozan el 15%, y sitúan a la empresa en el podio de los mejores valores del Ibex en 2017, sólo por detrás de IAG y ArcelorMittal.

La publicación de los resultados correspondientes al ejercicio 2016 han reforzado el optimismo de las firmas internacionales de inversión más alcistas en Telefónica. Nada más presentar sus cuentas, el pasado 23 de febrero, Citigroup aplaudió sus cuentas y avaló que el cambio de tendencia está "más que confirmado".

Los analistas de Citi destacaron además que el mercado era excesivamente prudente con sus previsiones sobre la empresa española de telecomunicaciones. En este sentido detallaba que los 16,600 millones de euros de OIBDA que pronostica el mercado para 2017 podrían quedarse cortos. El rumbo más favorable de las divisas, sobre todo en Latinoamérica, ratificaba la previsión de Citi de un OIBDA de 17,300 millones de euros en 2017.

Los propios analistas de Citigroup iban más allá en este apartado al añadir que con los últimos cambios del mercado de divisas las previsiones apuntarían a un resultado operativo antes de amortizaciones superior aún a sus estimaciones, hasta el entorno de los 18,000 millones. Con este escenario, mantenían su precio objetivo de 13.5 euros por acción, el más elevado de los fijados por las grandes firmas internacionales, y un 35% por encima de su cotización actual.

En el ranking de las firmas más optimistas sobre Telefónica en los últimos tiempos sobresalía, sólo por detrás de Citigroup, JPMorgan. En la jornada de hoy la firma estadounidense ha ajustado al alza el potencial bursátil de la operadora.

El incremento en sus perspectivas eleva su valoración desde los 11.7 euros por acción anteriores, fijados a finales de octubre, hasta los 12.2 euros.

La nueva valoración de Telefónica supone un potencial de revalorización adicional superior al 20 por ciento. Ampliaría de esta forma una escalada que alcanza ya el 35% desde el día posterior al referéndum sobre el Brexit. El pasado 23 de junio las acciones de Telefónica cotizaban en los 8.84 euros. Un día después, la confirmación de la victoria de los partidarios de la salida de Reino Unido de la Unión Europea hundió sus títulos un 16%, hasta los 7.41 euros.

Las cifras incluidas en los resultados de 2016 y los avances de cara a próximas desinversiones reforzaron la idea de nuevas mejoras en los niveles de endeudamiento de la compañía española.

El ascenso de las acciones de Telefónica ha impulsado su capitalización bursátil hasta los 50,000 millones de euros, un nivel que se sitúa ya significativamente por encima de la deuda del grupo al cierre de 2015, cifrada en 48,595 millones.

A la espera de nuevas actualizaciones en los precios objetivo, el consenso de los analistas consultados por Reuters sitúa su valoración media en 9.68 euros.

estrategias@eleconomista.com.mx