Las acciones de Telefónica han vuelto a cotizar durante la sesión de hoy por encima de la cota de los 10 euros, algo que no sucedía desde marzo del pasado año. Los títulos han alcanzado los 10.02 euros. Finalmente, han cerrado la jornada en 9.98 euros, con un avance del 0.86 por ciento. Desde principios de año acumulan una ganancia superior al 13 por ciento.

De igual forma, las matildes se han revalorizado un 34% desde el mínimo anual, registrado en junio pasado tras el referéndum del Brexit. Entonces, las acciones de Telefónica llegaron a caer hasta 7.45 euros.

Esta evolución ha permitido a Telefónica recuperar los 50,000 millones de euros en términos de capitalización bursátil. Así, ha cerrado la jornada con un valor de mercado de 50,297 millones.

La compañía ha empezado a despejar incertidumbres tras los golpes del último año, entre los que figuraron las suspensiones de las salidas a Bolsa de Telxius, filial de infraestructuras, y O2, división británica, las bajadas de rating de agencias como Moody’s así como la decisión de recortar un 47% el dividendo. Una medida esta última que se encuadraba en la decisión de impulsar la reducción de deuda por la vía orgánica.

Telefónica cerró la pasada semana un acuerdo para vender un 40% del capital de Telxius a KKR por cerca de 1,225 millones de euros. La compañía, que confirmó su compromiso de pagar en 2017 un dividendo de 0.40 euros en efectivo, estima que la deuda se situaría en 47,300 millones de euros tras la venta de Telxius.

La operadora ha vuelto esta semana al mercado de deuda con la colocación de bonos a 10 y 30 años por un volumen total de 3,500 millones de dólares. Es la mayor emisión de la última década.

Además, los inversionistas bajistas parecen haber relajado su presión sobre Telefónica. A mediados de febrero situaron su posición en el 2.54% del capital, frente al 2.86% de principios de ese mes. A mediados de diciembre habían llegado al 3.77% del capital.

estrategias@eleconomista.mx