Los bonos a 30 años suben el miércoles y la curva de rendimiento se allanea mientras los inversionistas anticipan la reunión de Banco Central Europeo (BCE) de mañana, donde se espera que anuncie compras de deuda soberana para combatir la deflación e intentar reactivar el crecimiento.

  • El tamaño potencial del programa es calculado en unos 600,000 millones de euros (690,000 millones de dólares), según un sondeo de Reuters.
  • No obstante, la incertidumbre por los detalles del plan y si será considerado apto para acabar con la desaceleración económica de la región, impulsaron la búsqueda del refugio seguro de los bonos gubernamentales europeos y estadounidenses.
  • Los papeles a 30 años subían el miércoles, ya que se consideraba probable que la compra de bonos del BCE se añada a una falta de suministro de deuda de alta calidad.
  • La curva de rendimiento entre las notas a 5 y 30 años se allanó hasta los 107 puntos básicos, desde los 109 puntos básicos del martes.
  • Los inversionistas han estado apostando por bonos a más largo plazo para generar mayores rendimientos, con una gran popularidad de los papeles del Tesoro, que ofrecen rendimientos significativamente más altos que la deuda alemana y japonesa comparable.
  • Los títulos referenciales estadounidenses a 10 años subían 0.09 puntos en precio el miércoles, rindiendo al 1.78%, lejos de 0.49% de la deuda comparable del gobierno alemán.
  • El rendimiento de los bonos suelen subir cuando los bancos centrales lanzan alivios cuantitativos, ya que los inversionistas prevén que las compras de bonos mejorarán el crecimiento y aumentarán la inflación, aunque han caído después de finalizar los programas.
  • La mejora de la economía estadounidense ha aumentado las apuestas de que la Reserva Federal está cerca de subir las tasas de interés, en una decisión que muchos esperan que ocurra este año, si bien la falta de inflación en los salarios ha calmado el alza de los rendimientos.
  • Se espera que el dólar siga apuntándose ganancias frente al euro, lo que podría añadir atractivo a activos denominados en dólares como la deuda del gobierno estadounidense.

fondos@eleconomista.com.mx