A veces los gurús también fallan en sus predicciones. Éste ha sido el caso de George Soros, magnate que, según se desprende de la información de The Wall Street Journal, no supo leer adecuadamente las señales de los mercados y apostó por las caídas tras la victoria electoral de Donald Trump.

La realidad, sin embargo, ha sido muy distinta, con unas bolsas que recibieron el inesperado triunfo con importantes subidas, situando los principales indicadores bursátiles de Wall Street en zona de máximos históricos.

También los rendimientos de la deuda pública se han visto impulsados al calor de las promesas de Trump de regulaciones más flexibles en ciertos sectores, de bajadas de impuestos y de otros estímulos fiscales.

El resultado para Soros han sido unas pérdidas de casi 1,000 millones de dólares en las semanas siguientes a la victoria de Trump, según The Wall Street Journal, que recuerda que el magnate apoyó la candidatura de Hillary Clinton durante la campaña electoral.

Según WSJ, quien sí supo anticipar la reacción alcista del mercado fue un excolaborador de Soros, Stanley Druckenmiller, que, de acuerdo con las fuentes del rotativo estadounidense, habría obtenido importantes ganancias apostando por un mercado al alza. El diario recuerda que Druckenmiller ayudó a ganar a Soros alrededor de 1,000 millones de dólares en 1992 apostando contra la libra esterlina.

estrategias@eleconomista.mx