Las acciones de Infraestructura Energética Nova (IEnova) no resistieron el nuevo golpe asestado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), finalizando con una caída de 4.55% en la sesión en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Eso representó una pérdida en valor de capitalización bursátil de 5,614 millones de pesos.

IEnova informó al mercado, el martes por la noche, que la empresa eléctrica del Estado busca modificar los términos del contrato de servicios del Gasoducto Marino Sur de Texas-Tuxpan, lo que pone en riesgo el inicio de operaciones estimado para finales de este mes.

Ello provocó volatilidad en la negociación de sus acciones, presionadas hasta caer a un mínimo intradía de 76.49 pesos cada papel, desde el precio anterior de 80.44 pesos, finalizando la sesión en 76.78 pesos, una caída de 4.55 por ciento.

Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital, explicó que la desconfianza que se generó tras el anuncio del arbitraje internacional que emprendió CFE provocó la caída en las acciones de IEnova.

“Es una mala señal para el mercado, en el sentido de que el gobierno podría seguir incurriendo en este tipo de acciones en proyectos privados”, dijo Jacobo Rodríguez.

Activo importante

El especialista agregó que la reacción del mercado está justificada, no sólo por la inversión que realizó IEnova en el proyecto, sino por la duda que genera sobre los ingresos futuros que obtendría la empresa con dicho activo.

De acuerdo con Pablo Monsiváis, analista de Barclays, el gasoducto Texas-Tuxpan generaría a IEnova 124 millones de dólares de EBITDA ajustado al año. En el supuesto de que entrara en operaciones comerciales en julio, la contribución total para el 2019 sería de 50 a 60 millones de dólares.

IEnova tiene una participación de 40% en el proyecto y TC Energy Corporation (antes TransCanada) 60 por ciento. El contrato de servicios de transporte de gas natural se pactó a 25 años con la CFE.

IEnova emitió un aviso al mercado este martes por la noche en el que notificó que “el pasado 24 de junio, la CFE envió a Infraestructura Marina del Golfo (IMG), sociedad entre TC Energy Corporation e IEnova, una solicitud de inicio de arbitraje en el que demanda “la nulidad de ciertas cláusulas del contrato de servicios de transporte” del Gasoducto Marino Sur Texas-Tuxpan.

“Éstos hacen referencia a la responsabilidad de las partes en eventos de caso fortuito y fuerza mayor, así como el rembolso de pagos relacionado a dichos eventos que la CFE inicialmente reconoció conforme al contrato y que ahora considera indebidos”, agrega la notificación.

IEnova añadió en el comunicado que, para otorgar el servicio de transporte, la CFE tiene que emitir una constancia de aceptación con fecha de inicio de operación comercial, la cual no ha emitido.

Sin embargo, aclaró que la solicitud de arbitraje no impide que la empresa eléctrica emita la constancia con la que autorice proveer del servicio de transporte de gas.

Por su parte, IMG informó que está en disposición de seguir las conversaciones con la CFE. Mientras tanto, analiza el contenido y sustento legal de dicho arbitraje.

Licitación internacional

La firma recordó que el contrato del gasoducto en cuestión lo obtuvo mediante una licitación pública internacional, por lo que sus términos y condiciones fueron establecidos por la propia CFE.

Pierre Alarie, embajador de Canadá en México, manifestó su preocupación acerca de la solicitud de arbitraje internacional sobre el Gasoducto Marino Sur de Texas–Tuxpan.

“Estoy profundamente preocupado por las acciones recientes de la CFE y por la señal que envían de que, a pesar de las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, México no desea respetar los contratos de gasoductos”, escribió el embajador en su cuenta de Twitter.

Recordó que Canadá es un socio importante en el sector energético mexicano.

Gasoducto Marino Sur de Texas-Tuxpan comprendió una inversión de 2,500 millones de dólares, y su construcción terminó el pasado 11 de junio. El ducto de 772 kilómetros tiene capacidad para transportar 2,600 millones de pies cúbicos de gas natural al día, y se espera que incremente en 40% la capacidad actual de importación de gas natural de México.

El director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital explicó que, debido a que IEnova opera en el sector energético, mantienen una postura neutral, ya que el gobierno federal actual ha planteado cambios relevantes en el marco regulatorio, lo que le podría quitar participación a la empresa.

“Hay riesgos de invertir en el sector por la postura del gobierno federal”, consideró.

Por su parte, Pablo Monsiváis expuso en un análisis que “no ven un catalizador inmediato para el precio de la acción de IEnova, aunque una mejor visibilidad de crecimiento y un menor riesgo regulatorio en México podrían hacer que el precio de la acción suba a valoraciones más altas. Pero no pasará en los próximos meses”.

[email protected]