Inmobiliaria Carso, del magnate Carlos Slim, adquirió de Sareb un préstamo participativo de 50 millones de euros de esta sociedad con Realia, convertible en 8% de las acciones.

Si cuando llegue el vencimiento, en mayo, decide sumar ese capital a 25.1% que ya controla de Realia, sobrepasaría 30% de los títulos y se vería obligado a lanzar una OPA por 100 por ciento.

El multimillonario Carlos Slim ha negociado durante las últimas semanas con Sareb y finalmente ha adquirido un préstamo participativo de 50 millones de euros que esta entidad mantenía con Realia, inmobiliaria controlada por el empresario, según informó a la CNMV.

Ese préstamo es canjeable por títulos de Realia al vencimiento, el próximo 30 de mayo. Por lo tanto, a través de Carso, Slim se haría con alrededor de 8% adicional del capital, del que ya controla de forma directa 25.1%, y sobrepasaría así la cota de 30%, que obliga a realizar la OPA por 100 por ciento.

El primer tramo, de 29 millones, tiene carácter de libremente convertible y vence en febrero. Fuentes de la empresa indican que es muy probable que la deuda se canjee por títulos, ya que en caso contrario, tendría que aceptar una quita del monto restante. Así que dentro de cinco meses, se encontrará con 33.1% del capital.

Las opciones de Slim

Entonces Slim tendrá dos opciones: la primera, desprenderse de algo más de 3% para no superar el 30% que lo obligaría a realizar la OPA. O bien, solicitar a la CNMV que lo exima de dicha obligación, según ha notificado la inmobiliaria.

Slim se ha hecho con el préstamo con las mismas condiciones ofrecidas por Sareb a la compañía, y Realia ha declinado amortizarlo anticipadamente dada su actual situación financiera de escasez de recursos.

Esta deuda tiene su origen en el 2009, cuando Realia obtuvo un préstamo participativo de 100 millones con sus entonces dos principales accionistas (Caja Madrid y FCC), que lo aportaron 50%, informa Europa Press.

La actual Bankia vendió su parte del préstamo de 50 millones a Sareb en diciembre del 2012, mientras que FCC optó por canjear el pasivo en acciones de la empresa. Este grupo constructor, en el que Slim es a su vez primer accionista, actualmente tiene una participación de 36.8% de la inmobiliaria.

Con la compra de este préstamo participativo a Sareb, Slim continúa con la reestructuración y saneamiento de Realia, que controla con su participación directa y la indirecta a través de FCC.

Slim compra el préstamo de Sareb en víspera de que ayar arrancó la ampliación de capital por 89 millones. Carso tiene intención de acudir a esta operación en la parte proporcional correspondiente a sus actuales títulos. Por su parte, FCC todavía no ha comunicado si también lo hará.

Confianza

Esta operación refuerza la apuesta de Slim por la inmobiliaria española, que surgió en el año 2000 con los activos de FCC y Caja Madrid.

En octubre ya eligió a un hombre de confianza, Gerardo Kuri Kauffman, de Inmobiliaria Carso, como consejero delegado de la empresa.

Además, acordó la semana pasada la refinanciación de 804,64 millones de deuda que mantenía con tres fondos y que constituye el 75% del pasivo total de la compañía, que actualmente asciende a 1.069 millones. Gracias a este pacto, la empresa logra una quita del 9%, lo que sitúa el importe en 732,2 millones, con vencimiento para mayo de 2016.

Realia alcanzó este acuerdo con las sociedades Goldman Sachs, Fortress (a través de CF Aneto) y Puffin Real Estate (división de King Street).