London Stock Exchange (LSE) y Deutsche Börse han comunicado que siguen adelante con las negociaciones para fusionarse, pese a la incertidumbre sobre el referéndum que Reino Unido celebrará el 23 de junio, para decidir si el país permanece dentro de la Unión Europea (UE).

Ambos grupos, propietarios de las bolsas de Londres y Francfort, respectivamente, crearon un comité para analizar el impacto que esa votación podría tener en su proyecto.

LSE y Deutsche Boerse creen que el grupo resultante de la potencial fusión estaría bien posicionado para servir a sus clientes globales, sea cual sea el desenlace del voto del electorado de Reino Unido sobre la permanencia en la UE, aunque podría afectar al volumen o naturaleza de los negocios desarrollados en los diferentes centros financieros donde opera el grupo combinado.

Por tanto, el resultado del referéndum no sería una condición para la potencial fusión , afirma el comunicado de las empresas.

Los accionistas de Deutsche Börse recibirán 54.4% del capital del grupo, mientras que los de LSE se quedarán con 45.6 por ciento.

El director general será Carsten Kengeter, que ahora ocupa ese puesto en la Bolsa alemana, mientras que Xavier Rolet, primer ejecutivo de LSE, dejará el grupo.

En caso de Brexit (salida del Reino Unido de la UE), las compañías admiten que el proyecto de creación de un mercado único de capitales en Europa estaría en riesgo .

Pero en este escenario, y si se erigen barreras para que los inversores puedan operar desde Londres en el resto de Europa, el nuevo grupo podría mover actividades que ahora realiza LSE en la capital británica a Francfort.

La cotización de LSE subió el viernes 1.52% en la Bolsa de Londres, y acumula un avance de 15%, desde que confirmó las negociaciones de fusión, el pasado martes.

Deutsche Börse, por su parte, ganó 0.95% el viernes pasado y en la semana acumuló una subida de 2 por ciento.

Sede en ambos países

El grupo resultante de la fusión de ambas bolsas tendrá sede en ambas ciudades y en su comité ejecutivo estarán representadas ambas empresas, de forma equilibrada.

Deutsche Börse informó que se ha establecido un gremio asesor común que valorará los efectos del referéndum que se va a llevar a cabo en el Reino Unido, el 23 de junio, para decidir su permanencia en la UE.

Una vez que se ejecute la transacción, Xavier Rolet dimitirá como director ejecutivo de LSE.

Kengeter dijo el viernes, en Francfort, que la fusión con la Bolsa de Londres es una declaración política contra el posible Brexit.

Éste es el principal motivo de esta transacción , porque es importante que permanezca en Europa una infraestructura de mercados financieros europea y que no aterrice en otro sitio o que se determine en otro sitio, añadió Kengeter, que preside Deutsche Börse desde junio pasado.

London Stock Exchange Group y Deutsche Börse informaron el martes que negocian una fusión entre iguales , que crearía un grupo de infraestructuras para mercados globales basado en Europa .

La parte más significativa de la transacción son los negocios con derivados, que es muy importante para Deutsche Börse, porque también gestiona el mercado Eurex.

El grupo fusionado prevé introducir márgenes de propagación entre derivados listados en Bolsa y los que coticen en mercados no regulados, para reducir costes de capital y las exigencias de margen.

La oferta de servicios del grupo fusionado abarcará mercados transparentes y muy líquidos, liquidación y gestiones de riesgo y de balances, incluidas gestión de garantías, según el comunicado.

Según los términos de la negociación, los accionistas de Deutsche Börse percibirían 54.4 % de los títulos del grupo combinado, mientras que los inversores de LSE recibirían 45.6 por ciento.

La fusión se estructurará sólo en acciones, de manera que los accionistas de LSE recibirían 0.4421 nuevos títulos por cada uno de los suyos, y los de Deutsche Börse obtendrían una acción por cada una de las suyas.

Juntas tendrán una capitalización bursátil similar a la de mercados de futuros estadounidenses, como ICE (26,600 millones de euros) o CME (28,300 millones de euros).

Deutsche Börse tiene un valor en bolsa de 15,500 millones de euros y London Stock Exchange, de 11,800 millones de euros.

La operación debe ser aprobada por las autoridades europeas de defensa de la competencia y por los accionistas de ambas compañías. (Con información de Expansión de España)

valores@eleconomista.com.mx