Pese a la volatilidad en los mercados financieros, los vehículos de inversión para el sector energético serán un impulsor de crecimiento para el 2016.

Especialistas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), BlackRock, BBVA Bancomer, KPMG y Standard & Poor’s anticiparon una creciente participación de los nuevos instrumentos en proyectos productivos, en particular de infraestructura y energía. Los más dinámicos serán: Fibra E, certificados de capital de desarrollo (CKD) y certificados de proyectos de inversión (Cerpis).

Incluso, en los primeros meses del siguiente año, se espera la colocación de dos CKD por más de 220 millones de dólares de capital comprometido.

Saúl Villa, socio líder de Fusiones y Adquisiciones de KPMG, mencionó que entre el 2013 y el 2014, los recursos que se levantaron para el sector energético ascendieron a 2,700 millones de dólares, mientras que al primer trimestre del 2015 la cifra creció a 7,700 millones de dólares, lo que indica que en los siguientes años se verá un movimiento interesante de recursos . En el evento Oportunidades de Inversiones Alternativas en México, el especialista adelantó que para principios del 2016 se prevé el inicio de dos nuevos CKD por alrededor de 220 millones de dólares.

Recordó que hay 34 fondos que tienen recursos comprometidos en certificados de capital de desarrollo por 8,800 millones de dólares, de los cuales ya se colocaron 6,600 millones.

Nuevas oportunidades

En la actualidad, dijo, hay 153 fondos de capital que operan en México, los cuales levantaron 32,000 millones de dólares en los últimos 15 años y registran una tasa de crecimiento de 22%, en una economía que crece 2.5% en promedio anual.

Saúl Villa mencionó que, de acuerdo con una encuesta con 113 fondos de capital privado, 95% de los entrevistados manifestó su intención de invertir en América Latina en una perspectiva de tres a cinco años y que México encabezó la lista de naciones donde hay más interés . Los argumentos fueron: una relación de riesgo-rendimiento más equilibrada.

El especialista comentó que en la actualidad hay cada vez más apertura de las empresas a recibir inversiones de fondos de capital, sobre todo aquéllas administradas por segundas o terceras generaciones, por lo que en los siguientes años se incrementará de manera relevante su participación.

Lo anterior debido a que México es un mercado emergente que está abriendo nuevas oportunidades de inversión mediante instrumentos alternativos, como la Fibra E y los Cerpis, enfocados a fondear proyectos de infraestructura y energía.

Samantha Ricciardi, directora general de BlackRock, dijo que en los últimos 18 meses ha crecido su interés para invertir en infraestructura en el país.

Lo anterior, comentó, gracias a las reformas estructurales, al plan nacional de infraestructura, así como por el trabajo que las entidades gubernamentales han realizado para crear vehículos para flexibilizar las inversiones en infraestructura, además de la estabilidad macroeconómica que el Banco de México ha logrado mantener en el país. BlackRock es el inversionista privado más grande del mundo que desde hace 10 años invierte en México. Entre sus inversiones en el rubro de infraestructura está la participación en el proyecto de energía Los Ramones y la adquisición de I Cuadrada.

La especialista insistió en que el interés de los capitales globales por invertir en el segmento de infraestructura en mercados emergentes es muy marcado y recordó que una encuesta que realizaron a finales del 2014 reveló que, de 200 inversionistas de diversos países, 60% tenía muy claro que iba a subir sus inversiones en dicho rubro.

Jaime Lázaro, director de Asset Management de BBVA Bancomer, mencionó que en un horizonte de 10 años los vehículos de inversión a nivel global, entre los que se incluyen Real Estate, fondos privados, entre otros, ofrecieron un rentabilidad anual de 9 por ciento.

Mencionó que en Estados Unidos los Master Limited Partnership pagaron en esta década más de 18 por ciento. Y en México hay de todo, ya que en los últimos cuatro años hay CKD que pagaron hasta 80% , añadió.

Recordó que hace unos meses BBVA Bancomer emitió un ETF de fibras y la intención es abrir la oportunidad para inversiones alternativas y que la gente que quiera invertir en Real Estates lo podrá hacer a través de este vehículo.

Nuevos vehículos

Narciso Campos, titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, comentó que el gobierno federal ha instrumentado nuevos vehículos de financiamiento, entre ellos el Fibra E y los Cerpis.

Del Fibra E, agregó, se percibe un creciente interés, por lo que la SHCP trabaja para que las primeras emisiones salgan de la mejor manera y sean de la más alta calidad a fin de que el vehículo cumpla con su función, ser un instrumento de financiamiento y permitir a los inversionistas exposición en infraestructura y energía.

Respecto del riesgo de esos instrumentos alternativos, entre ellos el Fibra E, Víctor Herrera, director general de Standard & Poor’s México, comentó que invertir en equity y en una fibra tiene una perspectiva de inversión diferente y por lo tanto el riesgo no se puede medir de igual manera.

valores@eleconomista.mx