La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) dijo que requeriría divulgaciones adicionales por parte de las empresas chinas que buscan cotizar en las bolsas de valores estadounidenses después de que el gobierno de Pekín tomó medidas enérgicas contra la emisión de acciones extranjeras.

"Dados los desarrollos recientes en China y los riesgos generales con la estructura de la empresa (entidades de interés variable) con sede en China, he pedido a los empleados que obtengan ciertas divulgaciones de emisores offshore asociados con empresas operativas con sede en China antes de que se validen sus declaraciones de registro", dijo el presidente de la SEC, Gary Gensler, en un comunicado.

Según dio a conocer el Financial Times, las denominadas Entidades de Interés Variable son una estructura utilizada por las grandes empresas chinas desde Alibaba hasta JD.com para cotizar en Bolsa en Estados Unidos sin pasar por la supervisión de Pekín, ya que el país no es directo en la mayoría de los casos con permisos de propiedad extranjera. Estas entidades permiten a las empresas operativas con sede en China establecer empresas fantasma en el extranjero en una jurisdicción diferente y emitir títulos a accionistas públicos.

Gensler dijo que temía que "el inversionista medio no se dé cuenta de que tiene acciones de una empresa fantasma en lugar de una empresa operativa con sede en China".

Según el diario británico, la SEC pedirá a las empresas chinas que distingan claramente los servicios de gestión de la empresa fantasma de la empresa operativa, al tiempo que señalará los riesgos que plantean las acciones futuras del gobierno chino.

La medida se produce luego de que Pekín intensificó su supervisión de la aplicación china Didi, que se convirtió en la última víctima de la represión. La acción se desplomó casi 30% en julio después de que Pekín anunciara una investigación de ciberseguridad que suspendió los registros de nuevos usuarios.

Las tensiones entre los dos países podrían ser un duro golpe para las empresas chinas que han estado cotizando ruidosamente en Nueva York en los últimos años.

En 2020, cerca de 30 Ofertas Públicas Iniciales (OPI) estadounidenses con sede en China recaudaron la mayor cantidad de capital desde 2014, según datos de Renaissance Capital.

Según la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de China de Estados Unidos al menos 248 empresas chinas cotizaban en las tres principales bolsas de valores de Estados Unidos con una capitalización de mercado total de 2.1 billones de dólares.

En Estados Unidos ocho empresas estatales chinas cotizan en Bolsa.

Replanteamiento

Inversionistas de EU se preguntan si aún vale la pena correr el riesgo de invertir en empresas chinas, luego de una serie cada vez mayor de medidas enérgicas regulatorias que han borrado 400,000 millones de dólares del valor de las empresas chinas en Wall Street.

Según publicó el diario financiero The Wall Street Journal el domingo, inversionistas, que van desde el fondo de pensiones Orange County Employees Retirement System, en California, hasta el administrador de fondos William Blair & Co. están reconsiderando sus carteras tras la decisión del gobierno central chino la semana pasada de restringir las operaciones de la industria de tutoría con fines de lucro de China junto con su campaña en curso para frenar a las empresas de tecnología.

Las medidas impulsaron grandes caídas en todos los sectores de los mercados de valores de China y golpearon a los fondos enfocados en Asia en Estados Unidos.

Con el retiro de los inversionistas, los American Depositary Receipts (ADR) de la empresa del sector educativo TAL Education Group cayeron alrededor de 70% en unos pocos días a 6.19 dólares el viernes. Los papeles de TAL llegaron a valer hasta 90 dólares en febrero.

China busca cooperar

El regulador de valores de China dijo el domingo que buscará una cooperación más estrecha con la SEC y que apoyará las salidas a Bolsa en el extranjero, luego de que supervisores estadounidenses endurecieron las exigencias de divulgación de información para las empresas chinas y expresaron preocupación por las medidas de Pekín.

La Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) dijo en un comunicado que tomó nota de los nuevos requisitos de la SEC para las empresas chinas, y que ambas partes deberían "mantener el espíritu de respeto mutuo" y "reforzar las comunicaciones sobre la regulación".

La CSRC siempre ha estado abierta a que las empresas elijan dónde salir a Bolsa y "la política nacional básica de China de avanzar en la reforma y la apertura es inquebrantable, y la apertura financiera al mundo exterior continuará", dijo en su sitio web.

La SEC había dicho el viernes que exigirá a las compañías chinas que revelen "la incertidumbre sobre futuras acciones del gobierno de China que puedan afectar significativamente a los resultados financieros de la empresa", antes de permitirles captar capital en los mercados de valores estadounidenses.

Los emisores chinos también deben revelar si se les denegó el permiso de las autoridades chinas para cotizar en las bolsas estadounidenses y los riesgos de que dicha aprobación pueda ser denegada o rescindida, añadió la SEC.

China ha reforzado su control regulatorio sobre la emisión de acciones en el extranjero después de que lanzó una investigación de ciberseguridad sobre el gigante del transporte Didi Global el mes pasado, apenas unos días después de su cotización en Nueva York.

La CSRC había dicho el 6 de julio que reforzaría la supervisión de todas las empresas chinas que cotizan en el extranjero. El regulador chino dijo que cualquier empresa con datos de más de un millón de usuarios debe someterse a una revisión de ciberseguridad antes de cotizar en el extranjero.

termometro.economico@eleconomista.mx