LONDRES. - Los inversionistas globales redujeron sus posiciones en acciones y las aumentaron en bonos, según un sondeo a gestores de fondos, por el temor a una desaceleración económica mundial y porque persiste la incertidumbre sobre el ritmo de endurecimiento monetario de la Reserva Federal.

La participación de las acciones cayó a 47.9%, el menor nivel desde septiembre, mientras que el peso de los bonos subió a 37.9%, el máximo desde diciembre de 2014, lo que reflejó el ánimo cauto de los gestores de fondos.

"Los riesgos todavía son altos en China y en otros mercados emergentes y también por la incertidumbre sobre el ciclo de endurecimiento en Estados Unidos y su impacto en el dólar", dijo Joost van Leenders, economista jefe de BNP Paribas Investment Partners.

La encuesta a 52 gestores de fondos y presidentes de inversión en Estados Unidos, Europa, Reino Unido y Japón se realizó entre el 14 y el 21 de diciembre.

Durante el período, la Reserva Federal de Estados Unidos subió su tasa de interés en 25 puntos básicos, la primera alza desde 2006, y apuntó a un incremento gradual del tipo en 2016.

En los mercados emergentes, un índice bursátil de referencia ha caído casi 17% en lo que va del año y los gestores de fondos se mostraron preocupados por un deterioro del panorama económico en China y un creciente riesgo político.

Al mismo tiempo, los precios de las materias primas se han desplomado perjudicando a las economías exportadoras de recursos básicos.

"Hay señales de capitulación en las materias primas y los mercados emergentes, pero siguen siendo una inversión sólo para aquellos con alta tolerancia al riesgo", dijo Rob Pemberton, director de inversiones de HFM Columbus en Reino Unido.

[email protected]