El aumento de capital de FCC, que se destinará a recortar el endeudamiento de la compañía, será con derecho de suscripción preferente. El periodo de suscripción comenzará el 12 de febrero y se extenderá hasta el 26 de este mismo mes, inclusive.

Carlos Slim, primer accionista de FCC con un 27.4% de su capital, al igual que Esther Koplowitz, la otra accionista de control de FCC con un 22.4% de su capital, se han comprometido a suscribir la parte de la ampliación que les corresponde en función de sus respectivos porcentajes en la empresa que, de esta forma, no se verían modificados.

No obstante, el magnate ha asegurado además la operación, con lo que tendría que hacerse con los títulos de la emisión que eventualmente quedara sin suscribir.

En el supuesto de tener que tomar estos títulos sobrantes, y dada la participación que ya tiene en la empresa, Carlos Slim podría llegar a sobrepasar la cota del 30% en FCC, el porcentaje que, según la ley, obliga a formular una oferta por la totalidad de la empresa.

El empresario podría intentar evitar la operación solicitando una dispensa al supervisor del mercado y comprometerse a vender parte de sus títulos, si bien esta opción no cobra mucho sentido tras las compras acciones de FCC en Bolsa que realizó el pasado mes de enero y la apuesta que está realizando por el grupo.

De hecho, el magnate mexicano ha sellado un nuevo pacto de accionistas con Esther Koplowitz que elimina la cláusula que impedía a ambos superar el 29.9% de acciones de FCC durante cuatro años. Este punto formaba parte del acuerdo de noviembre de 2014 que supuso el desembarco de Slim en el capital de la constructora como primer accionista. Una traba que ahora ha desaparecido y que permitirá al empresario mexicano seguir ganando peso en el accionariado de FCC.

Amortización de deuda

Con los recursos obtenidos con la ampliación, FCC amortizará 352 millones de euros de deuda, con una quita "mínima" del 15%. El grupo liquidará así el grueso del denominado tramo 'B' de su deuda, un monto que si bien supone un 8% del endeudamiento total de 5,740 millones con que el grupo cerró 2015, le devenga un alto interés.

En concreto, este préstamo genera un tipo de interés creciente (desde del 11% hasta el 16%) y además otorga a la banca el derecho a capitalizar la deuda en caso de impago a su vencimiento en 2018.

FCC ha obtenido, previamente al lanzamiento de la ampliación, "compromisos irrevocables de sus entidades financiadoras de acudir a un procedimiento de subasta de deuda inversa ('subasta holandesa'), por el que la constructora podrá liquidar al menos 352.94 millones del pasivo con un descuento mínimo del 15 por ciento".

Esta 'subasta holandesa' se realizará una vez concluya la ampliación de capital que la constructora acaba de poner en marcha y reciba los fondos, según consta en el folleto explicativo de la operación, registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Asimismo, en caso de que, en virtud de este proceso, la compañía tuviera ocasión de amortizar un mayor importe de deuda, podrá destinar a este fin fondos adicionales de la ampliación.

En cuanto al resto de los recursos que obtendrá con la emisión de nuevas acciones, FCC empleará otros 300 millones a acudir a una futura ampliación de capital de su filial Cementos Portland, también para reducir su deuda.

De esta forma, el grupo que preside Esther Alcocer Koplowitz pretende recortar costes financieros, "reforzar su estructura de capital" y lograr una "mayor estabilidad financiera y flexibilidad".

[email protected],mx