Con esta operación, la inmobiliaria cotizada persigue reducir su endeudamiento, principalmente el pasivo vinculado al negocio de promoción residencial y suelo.

Este aumento de capital, anunciado en octubre y que prevé finalice el 29 de diciembre tras el cierre del periodo de asignación discrecional, se realizará con la emisión de más de 184 millones de acciones ordinarias de Realia, por un valor de 0.24 euros cada una, más una prima de emisión de 0.56 euros, con lo que el precio total de suscripción será de 0.80 euros. Ayer, la compañía cerró sin variación, a 0.84 euros por título.

La inmobiliaria participada por FCC (36,91% del capital), Inmobiliaria Carso (con el 30,33%) y JP Morgan (6,07%) ampliará su capital hasta los 147.24 millones de euros con un claro objetivo: cancelar anticipadamente dos préstamos financieros.

Uno de ellos corresponde a un préstamo concedido por Inmobiliaria Carso a Realia, por un importe aproximado de 20.4 millones de euros, que la inmobiliaria quieren sufragar íntegramente, junto a los intereses devengados.

El otro crédito que quiere cancelar Realia con el dinero captado corresponde a un préstamo concedido por Caixabank, según figura en el documento del folleto de la ampliación. En este caso, la ampliación sólo servirá para cubrir parcialmente (en un 50%) la cancelación anticipada y voluntaria de este crédito, esto es, unos 92 millones de euros.

Con el remanente, Realia tiene previsto financiar el desarrollo de nuevas promociones residenciales, aunque aún no se ha concretado en ningún proyecto. A 30 de septiembre, la actividad de promoción y suelo de la compañía suponía el 22% de los ingresos totales, frente al 17.91% que representaban el año anterior.

Slim ha confirmado en el mismo folleto su intención de suscribir todas las acciones nuevas que le correspondan de la ampliación, así como aquellas sobrantes, a través de Carso. FCC también avanzó el pasado mes de octubre, en una conferencia de analistas, que tenía previsto acudir a esta ampliación de capital.

Una vez finalizada esta ampliación, Realia deberá abordar un nuevo reto desde el punto de vista financiero, como es la refinanciación del préstamo sindicado de patrimonio, cifrado en 678 millones de euros y que vence el próximo mes de abril.

A 30 de septiembre de 2016, la inmobiliaria de FCC y Carso contaba con una deuda financiera neta de 900 millones, un 20% menos que en septiembre de 2015, y 41 millones de tesorería y equivalentes.

estrategias@eleconomista.mx