La Plataforma Mexicana de Carbono (MÉXICO2) y la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable (GIZ) firmaron un acuerdo para apoyar la simulación del comercio de derechos de emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el país.

El ejercicio iniciará en junio próximo y arrancará con la participación de al menos 83 empresas que operan dentro de diversos sectores en México como el energético, aviación, industrial, entre otros.

La etapa de simulación durará ocho meses y se llevará a cabo mediante la Plataforma Mexicana de Carbono (MexiCO2), que forma parte de la Bolsa Mexicana de Valores. Los participantes interactuarán bajo reglas ficticias sustentadas en normas internacionales y conocerán el funcionamiento del mercado para lograr su objetivo de reducción de emisiones.

El objetivo de la simulación es preparar a los actores relevantes para el futuro sistema real y obligatorio del comercio de emisiones , aseguró el director residente de la GIZ, Peter Luhmann, tras la firma del acuerdo.

Añadió que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y MÉXICO2 realizarán el ejercicio para explicarle a las empresas las oportunidades y opciones que tienen en la compra-venta de los derechos en el mercado primario y secundario. La GIZ apoyará en el diseño técnico y evaluación del desempeño de las empresas.

El director general de SIF ICAP, Gabriel Rodríguez Bas, comentó que para la Bolsa y para el SIF es relevante el acuerdo con la Cooperación Alemana porque sienta las bases para que el mercado pueda funcionar en México, no obstante, el reto será cultural y legal.

El comercio de derechos de emisión es una herramienta en el mercado que busca controlar las emisiones de GEI. Datos de la International Carbon Action Partnership (ICAP) muestran que el mercado de carbono regula alrededor de 15% de los Gases de Efecto Invernadero del mundo.

El director general de MÉXICO2, Eduardo Piquero, explicó que este ejercicio de mercado tiene un fin didáctico para las empresas que no han operado en un sistema de emisiones y, además, podría sentar las bases para una discusión informada con la Semarnat para establecer las reglas del mercado que se están impulsando en el país.

[email protected]