El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró en mayo una baja de 0.63%, mayor al consenso de los economistas encuestados por el Banco de México que esperaban una variación mensual negativa de 0.41 por ciento.

La inflación se desaceleró a 3.92% en mayo, su mínimo del año, desde 4.27% hasta abril. El resultado mensual es el más importante de los últimos ocho años, con lo cual la inflación general anual se ubicó en 3.92%, es decir una disminución de 0.35 puntos porcentuales respecto del dato del mes previo.

El Banco de México explicó que la inflación se vio favorecida por la caída de 16.07% en las tarifas eléctricas por el inicio del programa de verano cálido.

La cebolla también contribuyó en el resultado al reducirse su costo en 44.97% al igual que el jitomate con 18.37%. El gas doméstico bajó 3.11%, mientras que el huevo con 4.75% en el mes referido.

En cambio siguió el alza en la gasolina de bajo octanaje (Magna) con 0.82% y el transporte aéreo con 3.94% más respeto al mes anterior.

Las loncherías subieron el precio de sus servicios en 0.36% entre otras cosas porque el pollo en piezas se encareció 2.14% y la naranja costó 16.18% más así como por el aumento de 0.89% en los refrescos enlatados.

Presiones futuras

El banco central también reportó que el índice de la canasta básica mostró una baja de 1.35% para colocarse en términos anuales en 3.94% frente al 4.35% del mes previo.

Sin embargo, el indicador que mide los precios productor de mercancías y servicios finales excluyendo petróleo subió 0.39% en mayo para quedar en 4.07% en forma anual.

Lo anterior significa que se están anticipando algunas presiones futuras para la INPC que en los dos últimos meses ha observados caídas en la inflación.

Por localidades, en Fresnillo, Zacatecas se presentó una inflación de 0.18% con lo cual encabezó la lista de las que superaron el promedio general.

En tanto que en Hermosillo, Sonora se tuvo la inflación con la caída más destacada con -6.82 por ciento.

lflores@eleconoista.com.mx