El crudo Brent cayó el martes tras haber superado los 80 dólares por barril por vez primera en casi tres años, después de que un avance de cinco días perdió impulso debido a una toma de ganancias de los inversores.

Los precios de referencia del petróleo se han disparado por un alza de la demanda por combustible y expectativas de que los principales países productores decidan mantener la oferta ajustada cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reúna la próxima semana.

El Brent bajó 44 centavos, o un 0.6%, a 79.09 dólares el barril, después de llegar a 80.75 dólares, su nivel más alto desde octubre de 2018.

El West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos perdió 16 centavos, o un 0.2%, a 75.29 dólares el barril, tras tocar un máximo de sesión de 76.67 dólares, su mayor nivel desde julio.

"Probablemente haya bastante toma de ganancias, porque hemos tenido una subida de precios bastante extraordinaria", dijo Andrew Lipow, presidente de la consultora Lipow Oil Associates. "Podríamos tener un pequeño respiro aquí mientras el mercado evalúa cuál es la dinámica de la oferta y la demanda".

Los precios se están enfrentando a la resistencia por los problemas energéticos que sufre China, el mayor consumidor mundial de energía.

"El reciente racionamiento energético a las industrias en China para reducir las emisiones podría afectar a la actividad económica, contrarrestando potencialmente el impulso generado por el incremento del uso del diésel en la generación de energía", dijo el banco de inversión Barclays.

Algunos inversionistas temen que un contagio por la burbuja inmobiliaria china pueda afectar a la economía y a la demanda petrolera del país, dijo Louise Dickson, analista senior de mercados petroleros de Rystad Energy. China es el mayor comprador mundial de crudo.

La oferta también se ha visto afectada porque Nigeria y Angola, los principales exportadores africanos de petróleo, tendrán dificultades para aumentar la producción a sus cuotas establecidas por la OPEP hasta al menos 2022 debido a problemas de inversión y mantenimiento, advirtieron fuentes.

Varios miembros del grupo de productores OPEP+, que incluye a Rusia, redujeron la producción durante la pandemia y han tenido problemas para aumentarla para satisfacer una recuperación de la demanda.

kg