En esta mitad de semana el petróleo mexicano de exportación avanzó 48 centavos de dólar con relación a la sesión de ayer, para ofertarse en 62.76 dólares el barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

En su análisis de cotizaciones Banco Base señaló, por su parte, que el petróleo cerró la sesión con ganancias, pues el mercado mantuvo su atención en los suministros petroleros de Estados Unidos.

De acuerdo con la Administración de Información Energética (EIA), durante la semana que concluyó el 3 de mayo, los inventarios de hidrocarburo estadunidense registraron un total de 466.6 millones de barriles, lo que significó una reducción de 3.96 millones de barriles en dicho lapso.

La institución financiera detalló que la corrección a la baja se debió a una disminución en las importaciones y producción de petróleo en ese país.

Por el contrario, las refinerías de Estados Unidos aumentaron su consumo de petróleo mexicano, lo que llevó a las importaciones a mostrar un incremento de 180 por ciento, es decir un máximo de 969 mil barriles diarios, nivel no visto desde julio de 2018.

El alza en las importaciones de crudo mexicano se debió a que durante la semana pasada Estados Unidos no importó crudo venezolano; la mezcla mexicana es considerada como crudo pesado, por tal motivo se le puede considerar como un sustituto del carburante.

Además del reporte de la EIA, otro elemento que ayudó a la cotización del petróleo fue el incremento en las tensiones políticas en Medio Oriente, debido a que Irán anunció que suspenderá sus compromisos del acuerdo nuclear, como respuesta al fin de las exenciones de pago impuestas por Estados Unidos en materia petrolera.

Ante este panorama, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) subió 72 centavos de dólar para venderse en 62.12 dólares el barril, mientras que el Brent ganó 49 centavos de dólar, para cotizar en 70.37 dólares el tonel, de acuerdo con información de Bursamétrica.