Los precios del petróleo subieron este miércoles 3 de julio, tras caer con fuerza en la víspera por temores sobre la desaceleración de la economía mundial que opacaron la decisión de la OPEP y sus aliados de extender su pacto de recorte de producción.

La fortaleza de las bolsas estadounidenses y datos que mostraron que las firmas energéticas del país redujeron la cantidad de plataformas petroleras operativas por primera vez en tres semanas ayudaron a respaldar los precios del crudo.

Los futuros del crudo Brent para entrega en septiembre subieron 1.42 dólares, o un 2.28%, a 63.82 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate (WTI) para agosto ganaron 1.09 dólares, o un 1.94%, a 57.34 dólares por barril. Ambos referenciales perdieron más de un 4% el martes 2 de julio por preocupaciones sobre la desaceleración económica.

Los principales índices bursátiles estadounidenses tocaron récords máximos en la sesión, impulsados por el aumento de las expectativas de que la Reserva Federal se vuelva más cauta tras la publicación de datos que aportaron nuevas evidencias de la desaceleración de la economía.

Las firmas petroleras estadounidenses redujeron en cinco la cantidad de plataformas de extracción activas en la semana hasta el 3 de julio, bajando el total a 788, según la firma de servicios energéticos Baker Hughes, de General Electric Co. La producción récord de Estados Unidos presionó a los precios del crudo durante el año pasado.

Las ganancias se vieron recortadas tras datos que mostraron que las existencias petroleras de Estados Unidos cayeron en 1.1 millones de barriles en la última semana, muy por debajo del descenso de 3 millones de barriles que esperaban los analistas.

El martes 2 de julio, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y naciones aliadas encabezadas por Rusia, grupo conocido como OPEP+, acordaron extender un acuerdo que restringe los suministros de petróleo hasta marzo de 2020.

Los precios del crudo se vieron presionados también por señales de una recuperación de las exportaciones petroleras de Venezuela en junio y de la producción argentina en mayo.