Los precios del petróleo cayeron este lunes más de un 1% en una sesión en la que las tensiones comerciales entre Washington y Pekín continuaron amenazando la demanda, mientras que grandes productores como Arabia Saudita y Rusia aún no alcanzan un acuerdo sobre si extenderán un pacto de reducción del bombeo.

Los futuros del Brent, el referencial petrolero, cayeron 1 dólar, o un 1.6%, a 62.29 dólares por barril. Los futuros del crudo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos, en tanto, bajaron 73 centavos, o un 1.4%, a 53.26 dólares por barril.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que está listo para imponer otra ronda de aranceles a las importaciones de bienes chinos si no alcanza un acuerdo comercial con el presidente de China en la cumbre del G-20 más adelante este mes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que está abierto a más negociaciones comerciales con Washington, pero que no tiene nada que anunciar sobre una posible reunión.

Las importaciones de crudo de China cayeron a cerca de 40.23 millones de toneladas en mayo, desde un máximo histórico de 43.73 millones de toneladas en abril, mostraron datos de aduanas, debido a una disminución de los envíos desde Irán provocada por las sanciones de Estados Unidos y mantenimientos a refinerías.

"A medida que se acrecientan las preocupaciones sobre los aranceles entre Estados Unidos y China, vemos más ajustes a la baja en la demanda mundial de crudo durante este año y el próximo, lo que pone un tope a ocasionales alzas de precios", dijo Jim Ritterbusch de Ritterbusch and Associates en una nota.

El banco Barclays dijo en una nota que sus economistas habían revisado a la baja sus proyecciones para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos, China, India y Brasil -países que representan más de tres cuartos de las estimaciones de crecimiento de la demanda de crudo para este año.

En lo relativo a la oferta, el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, dijo que Rusia era el único exportador de petróleo que no ha decidido si extender el acuerdo de recorte al bombeo que pactaron grandes productores.