El peso mexicano se depreciaba la mañana de este martes ante un débil apetito global por riesgo debido a las tensiones geopolíticas en Oriente Medio, mientras los inversores comienzan a dirigir la mirada a la decisión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) este miércoles.

La moneda azteca cotizaba en 19.5245 unidades por dólar, con un retroceso del 0.43% frente al precio de referencia de Reuters de la jornada del lunes cuando el mercado mexicano permaneció cerrado por el feriado del Día de la Independencia.

La atención de los inversionistas también está puesta en noticias sobre el avance de las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China que inician este jueves.

El peso perdió el lunes un 0.21% en negociaciones internacionales. 

Este martes, el dólar libre abre la sesión cambiaria en un precio máximo a la venta de 19.95 pesos, es decir 18 centavos más respecto al cierre del pasado viernes, y se compra en un mínimo 18.35 pesos en bancos de la Ciudad de México.

En opinión de Banco Base, el peso inicia la sesión con una depreciación ante un debilitamiento generalizado de las divisas frente al dólar estadounidense por segunda sesión consecutiva. Dicho debilitamiento se debe a un incremento moderado de la aversión al riesgo en los mercados financieros globales tras el ataque ocurrido el fin de semana a la infraestructura petrolera de Arabia Saudita, llevando al precio del West Texas Intermediate (WTI) a subir a 62.90 dólares por barril en la sesión del lunes, lo que no se tradujo en ganancias para el peso mexicano.

Por otra parte, por ahora se espera un efecto limitado sobre la inflación en México tras el incremento en los precios del petróleo, pues el gobierno federal tiene la capacidad de absorber parte del impacto a través de una reducción del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Por lo anterior, todavía no hay suficiente claridad sobre los efectos que los mayores precios de petróleo tendrán sobre la política monetaria de México.

(Con información de Notimex)

erp