El peso mexicano se depreció con fuerza este miércoles y se ubicó como la segunda peor divisa de la jornada entre los principales cruces del dólar. El tipo de cambio cerró la sesión con un registro de 20.9900 unidades por billete verde contra un registro de 20.6120 pesos ayer, con datos del Banco de México (Banxico).

El retroceso del peso se registró en gran medida debido a una mayor percepción de riesgo sobre México, luego de la aprobación sin cambios de una discutida reforma a la Ley de la Industria Eléctrica en el Senado de la República. Además, el avance del billete verde dio un impulso a las pérdidas en su cruce con el peso.

 

El movimiento en la paridad significó para la divisa local un retroceso de 37.80 centavos, equivalentes a una variación de 1.83 por ciento. En su peor momento de la jornada subió hasta un máximo de 20.9991 pesos, mientras que el mínimo se ubicó en 20.5535 pesos. Solamente el real brasileño cayó más este día.

El Senado aprobó ayer por la noche la reforma a la Ley a la Industria Eléctrica, sin hacer ninguna modificación. Con dos días en comisiones y pleno, la propuesta enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que limita la participación de privados en ese sector, reduce la certeza a la inversión local.

"La reforma, que da prioridad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y deja al final la participación de privados, implica un riesgo para la inversión privada en el sector, que ha mostrado una clara tendencia a la baja desde 2019", explicó en un reporte Gabriela Siller, directora de Análisis del local Banco Base.  

Por otra parte, al cierre del peso, el Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta conformada por seis monedas de referencia, subía 0.14% a un nivel de 90.91 unidades. Este avance se registró en medio de las renovadas presiones al alza en el mercado de deuda.

Finalmente, la divisa más golpeada de la jornada fue el real de Brasil, que retrocedió por nerviosismo ante la posibilidad de que el gobierno del presidente Jair Bolsonaro adopte medidas intervencionistas y se aleje de su postura pro-mercado. Esto fue provocado por mayores impuestos a financieras del país.

jose.rivera@eleconomista.mx