El peso mexicano cerró con una fuerte ganancia frente al dólar la primera jornada de marzo. El tipo de cambio terminó la sesión en 20.6240 unidades contra un cierre de 20.9440 pesos por dólar el viernes, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en la paridad significó para la moneda local una significativa ganancia de 32 centavos, que son equivalentes a una variación de 1.53 por ciento. El par se movió entre un máximo de 20.8715 unidades y un mínimo de 20.5775 pesos.

 

Hoy el avance del peso fue resultado de la estabilización de las tasas de rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense, después de alzas registradas en los últimos días del mes de febrero, que dieron señales sobre temores inflacionarios.

Al cierre del Banxico, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años se encontraba lejos del máximo de un año que tocó el jueves. Los operadores tomaban ganancias en el dólar-peso tras ver el viernes su peor cierre desde inicios de noviembre.

Otro factor que dio ánimo al mercado fue la aprobación del plan de estímulos fiscales a la economía estadounidense en la Cámara de Representantes. El proyecto por 1.9 billones de dólares eleva las expectativas de una pronta recuperación.

Este contexto provocó que el dólar ganara terreno frente a divisas fuertes. El Índice Dólar (DXY), que mide al billete verde contra seis monedas de referencia, subía al cierre 0.17% hasta ubicarse en un nivel de 91.03 unidades.

"El dólar avanza frente a sus principales pares, pero frente a las divisas latinoamericanas retrocede. Contra el peso rebota desde 21 unidades y regresa debajo de una resistencia  técnica en 20.7100 unidades", explicó ActivTrades.

jose.rivera@eleconomista.mx