El peso mexicano terminó la segunda jornada de esta semana con pérdidas frente al dólar. La divisa mexicana se vio afectada por una mayor aversión a los activos de riesgo en los mercados. El tipo de cambio se ubicó en 22.6830 unidades contra 22.3350 unidades por dólar ayer, con datos del Banco de México (Banxico).

En una jornada en la que no se esperaban datos económicos relevantes para operar, la atención de los inversionistas regresó a los crecientes casos de coronavirus en algunas partes del mundo. También afectó al mercado una revisión a la baja a las epectativas de crecimiento económico de la Unión Europea en 2020.

"La Comisión Europea decidió ajustar a la baja su proyección de contracción económica para 2020 de 7.7% a 8.7%, lo que implica una recuperación más lenta en la segunda mitad del año. Se espera que Francia, Italia y España se contraigan alrededor de 10 por ciento", destacó la directora de Análisis de Banco Base, Gabriela Siller.

El movimiento en la cotización dejó para la moneda mexicana una pérdida de 34.80 centavos, equivalentes a una variación de 1.53 por ciento. En su peor momento de la jornada, la paridad alcanzó un máximo de 22.7295 unidades. El dólar-peso se disparó al alza tras cinco sesiones consecutivas de ganancias para la divisa mexicana.

 

La mayor percepción de riesgo y las expectativas de un alzas importantes en los inventarios de gasolina afectaron los precios del petróleo. La mezcla estadounidense de referencia WTI caía al cierre del Banxico 0.40%, mientras que el Brent europeo perdía 0.50%, lo que añadía presión para la divisa mexicana y otras emergentes.

[email protected]