Luego de que el gobierno de China confirmara los compromisos acordados con Estados Unidos durante la reunión del G20 el pasado fin de semana en Buenos Aires, Argentina, las monedas de países emergentes le han ganado terreno frente al dólar.

Las divisas que se apreciaron frente a la estadounidense fueron la lira turca con un avance de 1.25%, a 5.3196 liras por dólar, seguida por el peso colombiano con una apreciación de 0.65% a 3,155.24 pesos por dólar.

El rublo ruso fue otra de las monedas que mostró un comportamiento favorable al presentar una ganancia de 0.50%, y el rand sudafricano también avanzó, tras aumentar 0.11% a 13.8378 rands por dólar.

Ayer, el tipo de cambio peso-dólar iniciaba la jornada con una apreciación de 0.22% para ubicarse en niveles de 20.46 pesos por billete verde; sin embargo, hacia el final de las operaciones de la sesión las cotizaciones concluyeron en 20.5190 pesos, frente al cierre anterior (20.5070 pesos), resultó una ligera depreciación de 0.06 por ciento.

La pérdida de valor de la moneda mexicana se explicó por factores internos, sobre todo relacionados con la incertidumbre que existe de la recompra de los bonos y la posible cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) prevista para mediados de este mes.

En las operaciones electrónicas, a las 8 de la noche, la paridad cotizó en 20.5050 pesos por dólar, frente al cierre previo de 20.5190, significó un ligero avance de 0.07 por ciento.

El analista de mercado de cambios de Actinver Enrique Covarrubias anticipó que el tipo de cambio continuará presionado por eventos tanto internos como externos en los próximos días.

Dentro de dichos eventos, destacan la política monetaria de Estados Unidos, la incertidumbre sobre el presupuesto de egresos para el 2019 y la continuación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, mencionó el especialista.

Pronosticó que, en lo que resta del año, el peso mantendría un rango de cotización entre 20 pesos como nivel mínimo y 20.70 como máxima.

[email protected]