La divisa mexicana se apreció el martes, desligada del comportamiento de sus pares en la región, mientras que inversionistas aguardan la decisión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) el miércoles, donde se espera un recorte a las tasas de interés.

La moneda terminó en 19.3630 pesos por dólar, con una ganancia de 0.12% frente al precio del pasado viernes, porque la plaza local permaneció cerrada el lunes por ser día feriado.

Durante la jornada, el peso había registrado una depreciación, especialmente al inicio de la sesión, ante un debilitamiento generalizado de las divisas frente al dólar estadounidense por segunda sesión consecutiva, el cual se debió a un incremento moderado de la aversión al riesgo en los mercados financieros globales tras el ataque ocurrido el fin de semana a la infraestructura petrolera de Arabia Saudita.

Monedas a la baja

Esta misma tendencia bajista se mantuvo para la mayoría de las monedas de América Latina, las cuales cerraron con pérdidas el martes.

Lo anterior, ante la cautela de agentes cubriendo riesgos en dólares un día antes de que se conozca la decisión de política monetaria de la Fed, reportó Reuters.

Las bajas ocurrieron pese a que el dólar también cayó frente a una cesta de moneda, e incluso frente al euro, y a un desplome de los precios del petróleo de alrededor de 6 por ciento.

Si bien los inversores anticipan un recorte a las tasas de interés de la Fed, han evitado hacer grandes apuestas antes de que se conozca el comunicado del banco central, el miércoles en la tarde.

En contraparte, los mercados mexicanos se desligaron de la tendencia regional y el peso logró recuperarse.

La moneda de Brasil, el real, se depreció 0.31%, mientras que el peso argentino interbancario bajó 0.39% y el peso chileno cerró con retroceso de 1.1 por ciento.