El peso mexicano retrocedió contra el dólar en la primera jornada de la semana. La divisa local registró una ligera pérdida en una sesión con poco movimiento y a la espera del próximo anuncio de política monetaria que hará la Reserva Federal (Fed) estadounidense este miércoles. El tipo de cambio se ubicó al finalizar las operaciones en el nivel de 19.2025 unidades por dólar.

Frente a su registro del viernes, el cruce de monedas se movió 5.45 centavos, lo que significa un retroceso de 0.28% contra su cierre oficial, de 19.1480 unidades con datos del Banco de México (Banxico). En su techo de operación, el dólar-peso alcanzó un máximo de 19.2153 unidades, mientras que el mínimo fue de 19.1285 unidades, durante la sesión asiática.

La paridad se mantuvo estable y oscilante en niveles cercanos a 19.15 unidades unidades por dólar. Más tarde comenzó a moverse y llegó a su peor nivel para el peso, luego de que la calificadora Moody's advirtió en un reporte que la desaceleración de la economía mexicana continuará y sumada a las decisiones en el sector energético, será un importante factor de riesgo.

Calma para latinoamericanas

Se espera que el peso mexicano también opere estable mañana, en espera de la decisión de la Reserva Federal. El pronóstico de los participantes del mercado cambiario es semejante para otras monedas latinoamericanas sobre las que los operadores se mantienen optimistas por la posibilidad de un futuro recorte a las tasas de interés en Estados Unidos.

Datos económicos publicados la semana pasada en el país norteamericano elminaron las previsiones de que el recorte se dé esta semana. Los mercados financieros esperan que hay dos recortes este año, por lo que cualquier información por parte del banco central será relevante para las negociaciones.

[email protected]