La fortaleza del peso frente al dólar ha propiciado diferentes efectos en la estructura empresarial de México, con mejoras a la competitividad de trasnacionales como Cemex, pero mermando la rentabilidad de otras como Grupo Modelo, cuyas exportaciones están en Estados Unidos.

Esta paridad beneficia a Cemex, porque prácticamente no exporta desde México y tiene muchas operaciones en el exterior, en donde la apreciación de otras monedas, como el euro y la libra, hace que se generen más dólares , aseveró Gonzalo Fernández, analista de Santander.

Por el contrario, el tipo de cambio ha afectado a empresas exportadoras con gran parte de sus ventas en Estados Unidos, como Grupo Modelo, Alfa, Mexichem y Grupo México.

Un caso representativo está en las ganancias del sector automotriz mexicano, las cuales se ven disminuidas en cierta medida por la fortaleza del peso, puesto que la industria ensambladora envía alrededor de 80% de su producción al extranjero y paga su mano de obra en pesos.

El Centro de Análisis y Proyecciones Económicas para México expuso que la fortaleza del peso afecta al mismo tiempo a exportaciones mexicanas que dependen de un alto volumen de importación de insumos.

La mayor parte de las monedas de países en desarrollo se depreciaron en diferentes grados en los últimos años frente al dólar, facilitando las exportaciones estadounidenses y encareciendo las exportaciones de los países que envían productos a la Unión Americana.

No obstante, otras monedas como el real de Brasil o el yuan de China se han apreciado más que el peso de México frente al dólar, lo que brinda a las empresas mexicanas cierta ventaja frente a sus pares de esos dos países para vender al mercado estadounidense.

Analistas privados esperan que el peso mexicano cierre el año en 12 unidades por dólar, de acuerdo con el último sondeo mensual realizado por el Banco de México. En el pronóstico anterior habían estimado un tipo de cambio de 12.15 pesos por dólar al finalizar el 2011.

La semana pasada, el yuan chino perforó el nivel de las 6.50 unidades por dólar, superando por primera vez este nivel psicológico y elevando las expectativas de que Beijing permitirá que la moneda se fortalezca aún más para combatir la persistente inflación.

Aunque el nivel de 6.50 por dólar no es significativo desde un punto de vista técnico, los medios y economistas chinos podrían aprovechar esto para demostrar que el gobierno está dispuesto a permitir que la moneda se aprecie. El yuan ha ganado27.5 por ciento desde las reformas cambiarias del 2005.

SÚPER PESO... NO TRATA A TODOS IGUAL

Las recientes variaciones en el tipo de cambio peso-dólar afecta de manera diferente a las empresas con operaciones en México; mientras que beneficia a las que no exportan desde el país al exterior, a las firmas que tienen un alto volumen de exportación les afecta directamente porque gran parte de sus costos es en pesos y sus ingresos son en dólares; uno de esos casos es Grupo Modelo.

[email protected]