La salida a Bolsa de Parques Reunidos da un paso decisivo con la elección de los principales bancos de inversión encargados de sacar adelante el proyecto. Arle Capital Partners, el fondo de private equity propietario del operador de instalaciones de ocio, seleccionó la semana pasada a Morgan Stanley y Deutsche Bank con vistas a materializar el salto al mercado de la empresa el próximo mes de mayo, indican fuentes conocedoras. Las estimaciones del mercado tasan en alrededor de 1,400 millones de euros el capital de la compañía y en 650 millones la deuda.

Los bancos contratados están en la primera fase del proceso. Su cometido en estos momentos es mantener contactos iniciales con invesionistas internacionales clave para explicarles la compañía y sus perspectivas, y tantear la banda de precios a la que estarían dispuestos a realizar ofertas para comprar acciones en la OPV.

Con toda la información en la mano, la empresa y los bancos podrán comenzar el proceso formal de la salida a Bolsa, con el anuncio oficial y el registro de la documentación en la CNMV. A partir de ahí se producirá la publicación del folleto, de los informes de valoración por parte de los analistas y empezará la ronda de encuentros con el grupo de inversionistas que Morgan Stanley y Deutsche Bank quieran atraer a la OPV. A medida que avancen los preparativos, además de estos dos bancos intervendrán otras entidades con un papel de menor liderazgo.

En conjunto, esta última parte del proceso puede llevar cuatro semanas, lo que da tiempo a Parques Reunidos para efectuar el salto al mercado en las fechas que tiene previstas. La intención es que el estreno sea a primeros de mayo, pero los bancos de inversión han hecho los deberes para que la compañía pueda aprovechar la ventana que hay entre mayo y junio para salidas a Bolsa, de manera que la operación puede retrasarse sin problemas hasta el final de ese periodo si las condiciones del mercado lo aconsejan, apuntan fuentes financieras.

Arle Capital Partners optó a principios de año por la colocación en Bolsa de Parques Reunidos como vía de desinversión de la participada, después de constatar la falta de acuerdo para vender la empresa al fondo británico Apax Partners, con quien había establecido antes conversaciones en exclusiva.

Las diferencias en el precio resultaron insalvables e hicieron fracasar el proceso de traspaso directo. Pese a que Apax fue el candidato aventajado de una puja a tres, en la que también intervinieron Carlyle y Lone Star, la oferta del fondo en el entorno de los 1,700 millones de euros no alcanzó las expectativas de Arle, que aspiraba a recibir unos 2,000 millones. Y las partes no fueron capaces de acercar posturas durante los contactos de tú a tú posteriores a la resolución de la subasta, explican desde el sector.

La cifra en la que Apax pretendía comprar Parques Reunidos no tiene por qué servir como referencia en el nuevo proyecto de salida a Bolsa. Según fuentes del mercado, la OPV es un proceso independiente y los interesados en acudir a la adquisición de acciones del operador de ocio harán prevalecer sus propias valoraciones. Bajo la batuta de Arle, Parques Reunidos ha extendido el perímetro de actividad, pasando a gestionar 56 instalaciones repartidas en una docena de países de Europa y América, y entre los que hay emplazamientos tan conocidos como el Parque de Atracciones de Madrid, Parque Warner o Aquopolis. El Ebitda del grupo en el ejercicio fiscal de 2015 (cerrado el 30 de septiembre de ese año) se incrementó un 15%, hasta los 188 millones de euros, según un informe reciente de Standard & Poor's. En 2014, Parques Reunidos obtuvo un beneficio neto atribuido de 8.32 millones, especifica la memoria de las cuentas anuales de ese año fiscal.

Regreso al mercado 12 años después

De conseguir el objetivo de salir a Bolsa en 2016, Parques Reunidos regresará al mercado 12 años después de haberlo abandonado. El gestor de instalaciones de ocio cotizó entre los años 1999 y 2004, cuando el fondo Advent International lanzó el primer proceso de exclusión acometido por una entidad de capital riesgo en España. Parques Reunidos había debutado en el mercado de valores en mayo de 1999, en una oferta pública de venta (OPV) que valoró cada título en 9.5 euros y por la que se convirtió en el único operador de ocio español en Bolsa. En diciembre de 2003 Advent entró en Parques Reunidos a través de una oferta pública de adquisición (OPA), a 6.25 euros por acción. En la transacción invirtió 240 millones de euros, incluida la deuda. Cuando la gestora que hoy encabezan en España Carlos Santana, consejero delegado, y Juan Díaz-Laviada, presidente, compró la compañía en 2003, ésta contaba con 14 parques en España. Entre 2004 y 2007, el grupo adquirió nuevos emplazamientos, hasta alcanzar las 22 instalaciones, y dio el salto internacional a Bélgica, Noruega, Francia, Italia y Argentina. La empresa se vendió en 2007 a Candover (ahora Arle Capital Partners) por unos 800 millones. Desde entonces, el número de parques gestionados ha aumentado a 56.

fondos@eleconomista.com.mx