La cadena de tiendas departamentales Grupo Palacio de Hierro informó que la asamblea de accionistas autorizó reservar 400 millones de pesos para la recompra de acciones.

Cada título de la emisora cotiza en 57 pesos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y en circulación tiene 377.8 millones. La acción de la emisora no es bursátil, registra un mínimo volumen de operación en el mercado local.

En lo que va de este año, los papeles de la departamental se mantienen sin variación. En el 2017 cerraron con un retroceso de 0.88%, al pasar de 57.51 a 57 pesos.

En el 2017, los ingresos totales consolidados de la empresa cerraron en 32,512 millones de pesos.

Analistas bursátiles explican que hay diversos motivos por el que una emisora compra sus propias acciones, por ejemplo, para acrecentar el valor de los títulos en el tiempo o para obtener liquidez.

También lo ven como una opción de inversión o porque la empresa considera que el mercado ha castigado a la acción, para obtener beneficios fiscales, cita un reporte de Citibanamex.

“Hay quienes opinan que es un voto de confianza plena del negocio por parte de la administración, enviando una señal al mercado”, explica el documento.

El año pasado, las empresas que cotizan en la BMV recompraron acciones por un monto total de 15,807 millones de pesos, que según información de Citibanamex, ha sido la cantidad más baja de recompras desde el 2002, aunque en el 2016 se destinaron 15,201 millones de pesos a tal objetivo.

“El desempeño favorable del mercado bursátil mexicano durante el 2017 permitió que se mantuviera lenta la actividad de recompra de acciones propias de empresas mexicanas y representó 0.2% del valor total de la Bolsa en México”, dice el reporte.

El valor de capitalización del mercado bursátil mexicano, sin considerar a grupos financieros internacionales, fue de 8.96 billones al cierre del año pasado.

Las emisoras de la BMV que más recompraron títulos en el 2017 fueron Fibra Shop (6.5%), Vesta (3.3%), Aeroméxico (2.6%), Cuervo (1.6%) y Fibra Macquarie (1.4 por ciento).


judith.santiago@eleconomista.mx