El precio del oro subió el miércoles y se mantuvo por encima de 1,600 dólares por onza, ya que las preocupaciones sobre el coronavirus y su impacto en el crecimiento global impulsaron la demanda de activos seguros, mientras que el paladio continuó tocando niveles récord por la escasez de suministros.

El oro al contado subió 0.4%, a 1,607.61 dólares por onza. Su máximo nivel de sesión fue de 1,610.80 dólares, el precio más alto que alcanza desde el 8 de enero, cuando el lingote llegó cerca de un pico de siete años.

Los futuros del oro en Estados Unidos ganaron 0.5%, a 1,611.80 dólares la onza.

Los mercados se alarmaron el martes luego de que Apple anunció que no cumplirá su pronóstico de ingresos debido a que el brote de coronavirus ha afectado tanto la producción como la demanda.

Las autoridades de la Reserva Federal mostraron un cauto optimismo sobre su capacidad de mantener estables las tasas de interés este año, mostraron las minutas de la última reunión del organismo, pese a que reconocieron nuevos riesgos causados por el brote de coronavirus.

Tasas de interés más bajas en Estados Unidos reducen el costo de oportunidad de mantener lingotes.

El paladio, en tanto, ganó 1.5%, a 2,675.64 dólares la onza, después de alcanzar más temprano un récord de 2,841.54 dólares. El metal ganó 54% en el 2019