El oro está perdiendo brillo entre los inversionistas, pues en los últimos dos meses el contrato futuro del metal precioso pierde 8.82% a 1,881.19 dólares por onza, desde su máximo histórico alcanzado el 6 de agosto de este año en 2,063.19 dólares.

“El oro se considera como un activo refugio, cuando hay crisis la gente siempre invierte en oro, si crees que va a haber crisis es una buena inversión, sin embargo ha tenido un buen rally, hay que tener cuidado, ha estado cerca de los 2,000 dólares la onza y ha bajado un poco..., pero creo que ya estamos un poco adelantados, ya está cerca de los niveles a los que podría llegar”, comentó José Antonio Durán, director de Posición Propia de Actinver, en un webinar para inversionistas.

El oro ha cedido terreno ante una mayor fortaleza del dólar, que de acuerdo con un reporte elaborado por Banco Base, se explica por los crecientes temores relacionados con la pandemia del coronavirus, y más recientemente, “la muerte de la jueza de la Suprema Corte en Estados Unidos, Ruth Ginsburg, pues existe incertidumbre sobre la forma en que esto pueda impactar las elecciones presidenciales de noviembre”.

En el mismo periodo, el índice dólar, que muestra el desempeño de la divisa estadounidense frente a una canasta de diferentes monedas tuvo un avance de 1.6%, de 92.79 a 94.27 puntos, según datos de Refinitiv.

Banco Base recordó que el precio del metal precioso mostraba una tendencia alcista en parte por la gran liquidez existente en el mercado, así como la expectativa de que esta continuaría.

“Por lo que, la posibilidad de que el Congreso estadounidense se mantendrá ocupado resolviendo el tema del posible remplazo de la jueza Ruth Ginsburg, podría llevar a que no se apruebe un paquete de estímulos fiscales para la economía, al menos antes de enero”, abundó.

Los especialistas indicaron que un dólar fuerte hace que los commodities como el oro sean menos atractivos para inversionistas globales.

Por su parte, Alexander Londoño, analista de ActivTrades explicó en un reporte que la semana pasada el oro cayó aproximadamente 5%, “la próxima zona de soporte más relevante para el oro se encuentra en la media móvil exponencial de 200 días, alrededor de 1,750 dólares por onza, mientras que su resistencia más cercana está en la media móvil exponencial de 55 días en 1,900 dólares por onza.

“Si bien la constante recuperación económica de China impulsa el apetito por el riesgo y mejora la confianza del inversor, el atractivo del oro podría caer en el corto plazo pese a la lista negativa de factores en juego”, dijo Lukman Otunuga, analista de FXTM.

No obstante, el panorama para el metal precioso podría repuntar, pues en las condiciones actuales no descartan mayor volatilidad. “A pesar de la contracción en el precio del oro, se espera que el metal precioso retome en algún punto su propiedad como activo refugio, haciendo que el precio vuelva a recuperar terreno y se dirija hacia los 2,000 dólares por onza. Hay que mencionar que, la incertidumbre global y las bajas tasa de interés de los bancos centrales continuará”, se lee en el documento de Banco Base.abundó Gabriela Siller.

Jornada positiva

El precio del oro subió el lunes, borrando las pérdidas del inicio de la sesión debido a que el dólar bajó desde su máximo en dos meses antes del primer debate electoral entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival demócrata Joe Biden.

El oro al contado avanzó un 1% a 1,878.33 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos subieron un 0.9% a 1,881.19 dólares.

Los mercados están a la espera ahora del primer debate electoral entre Trump y Biden el martes.

“Si tenemos un empate y nadie tiene un desempeño especialmente fuerte creo que el mercado seguirá con mucha incertidumbre”, lo que podría beneficiar al oro, dijo Ole Hansen, analista de Saxo Bank.

El índice dólar, que mide al billete verde frente a una cesta de monedas, cayó un 0.4% desde un pico en dos meses alcanzado en la sesión previa.

Los beneficios de las empresas industriales de China crecieron por cuarto mes consecutivo en agosto, dando un impulso a los mercados de acciones.(Con información de Reuters)

claudia.tejeda@eleconomista.mx