Estímulos monetarios de los principales bancos centrales, una elevada volatilidad ante la recesión en Europa y el menor ritmo de crecimiento en Estados Unidos ayudaron a que los precios del oro cerraran por duodécimo año consecutivo con ganancias anuales.

El precio del oro no logró cerrar el año por encima de los 1,700 dólares, pero acumuló ganancias de 7% durante el 2012 al concluir en 1,675.80 dólares por onza en el mercado estadounidense.

Si bien éste fue el rendimiento más bajo desde el 2008, el metal precioso logró sumar un rally de 12 años de ganancias anuales, una racha no vista desde 1920.

Durante el 2012, el oro promedió 1,670.71 dólares, mientras que a lo largo del año alcanzó máximos de 1,800.60 dólares, el 23 de febrero, y mínimos de 1,544.80 dólares el 16 de mayo.

La caída de 6% que sufrieron los precios del metal durante el último trimestre del año, la peor caída trimestral desde el 2004, advertía que podría estar concluyendo una larga década alcista para el oro.

Y es que en el 2012 hubo un gran cambio en el sentimiento hacia el metal. El oro parece haberse movido: de ser considerado principalmente como un activo refugio seguro y de cobertura contra la inflación para ser tratado como un activo de riesgo , comentó Julian Jessop, analista de materias primas de Capital Economics.

Junto con el oro, otros metales preciosos y básicos concluyeron el 2012 con ganancias. Los futuros de la plata cotizaron en 30.23 dólares por onza, acumulando un rendimiento de 8.3 por ciento.

Los precios del cobre cerraron el año en 3.65 dólares por libra en el mercado de Estados Unidos un alza de 6.1% anual gracias al incremento en la demanda de su principal consumidor mundial, China.

Continuará buena racha para el oro en el 2013

Seguimos esperando que el metal precioso alcance una nueva marca histórica de al menos 2,000 dólares por onza en el 2013 , anticipó Jessop.

El trasfondo monetario, regulatorio y macroeconómico aún deben ser positivos, la demanda de China e India es probable que se aceleré y los bancos centrales seguirán comprando , concluyó el analista de Capital Economics.

Por su parte, Goldman Sachs advierte una senda bajista a partir de la segunda mitad del año para el oro. En el primer trimestre del 2013 anticipa precios de 1,825 dólares y en la segunda mitad del año el inicio de una senda bajista hacia 1,600 dólares al cierre del 2014.

En tanto, HSBC revisó a la baja su pronóstico para el oro a 1,760 dólares desde los 1,850 previos, luego de que el año pasado concluyera con un tono bajista derivado de la incertidumbre que generó el precipicio fiscal en Estados Unidos.

En las primeras dos jornadas del año, los precios del oro han caído 0.72% a 1,674.60 dólares por onza, mientras que la plata ha perdido 0.69% y el cobre ha ganado 1.77 por ciento.