La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó el jueves rebajar su producción petrolera en 1.5 millones de barriles por día (bpd) adicionales en el segundo trimestre del 2020 para respaldar los precios, afectados por el impacto del brote de coronavirus, a condición de que Moscú y otros países se sumen al pacto.

El panorama de la demanda petrolera se ha desplomado por las medidas puestas en marcha a nivel mundial para frenar la propagación del virus, lo que llevó a que la Organización de Países Exportadores de Petróleo evaluara su recorte más profundo desde la crisis financiera del 2008.

Las previsiones de crecimiento de la demanda en el 2020 se han visto disminuidas por interrupciones en las fábricas, las restricciones a los viajes y la desaceleración de otras actividades empresariales.

Arabia Saudita había presionado a la OPEP y sus aliados, incluida Rusia, para ejecutar una gran reducción de hasta 1.5 millones de bpd en el segundo trimestre, manteniendo en vigor hasta fin de año los recortes actuales de 2.1 millones de bpd, que expiran este mes.

No obstante, Riad—el mayor productor de la OPEP— y otros miembros deben obtener el visto bueno de Rusia al acuerdo. Hasta el momento, Moscú ha indicado sólo que apoyaría una extensión, pero no una profundización del recorte.

En un hecho inusual, los miembros de la OPEP se reunieron de forma informal a última hora del jueves y dos fuentes dijeron que el cártel podría recomendar que los recortes adicionales de 1.5 millones de bpd se extiendan hasta fin de año.

Rusia, que ha cooperado desde el 2016 con la política de producción en un grupo informal conocido como OPEP+, se ha mostrado reacio en negociaciones pasadas, pero ha acabado estampando su firma en el último minuto. Moscú participará en la reunión ministerial de la OPEP+ en Viena hoy.

Situación de emergencia

La OPEP informó en un comunicado emitido tras la reunión de sus ministros que el brote de coronavirus creó una “situación sin precedentes”, con riesgos “inclinados a la baja”, lo que hacía necesario pasar a la acción.

Según dijo, los ministros acordaron una reducción extra del bombeo de 1.5 millones de bpd hasta junio, de la que se espera que los estados ajenos a la OPEP contribuyan con 500,000 bpd. El grupo afirmó que la medida se suma a la extensión de los recortes actuales a la oferta, vigentes hasta fines del 2020.

Fuentes de la OPEP habían indicado con anterioridad que las conversaciones preliminares sobre los recortes celebradas con Rusia esta semana en la capital austriaca habían sido más complicadas que las anteriores.

“El peor escenario posible es una extensión”, dijo una fuente de la OPEP al preguntarle sobre qué ocurriría si Rusia se niega a apoyar un nuevo recorte el viernes.