La operadora estadounidense de valores Intercontinental Exchange (ICE) comprará la Bolsa de Chicago (CHV) por una suma no revelada, un mes y medio después de que reguladores bloquearon la venta de la firma a inversionistas chinos.

En marzo, el diario financiero Wall Street Journal reportó que el operador de Wall Street podría pagar cerca de 70 millones de dólares.

Se espera que el acuerdo esté cerrado este año, después de lo cual CHX seguiría operando como una Bolsa con base en Chicago.

ICE también comprará las acciones en circulación de CHX Holdings, la matriz de la Bolsa de Chicago, como parte de la transacción.

GCA Advisors se desempeñará como asesor financiero CHX, mientras que Sidley Austin actuará como asesor legal.

La Bolsa de Chicago buscaba compradores desde que la SEC rechazara su venta en febrero al grupo chino Chongqing Casin Enterprise Group.

sujeto a autorizaciones

La compra de la Bolsa de Chicago está sujeta a aprobación por parte de las autoridades regulatorias pero se espera sea concretada a finales de este año.

Bloomberg publicó que la toma de control de ICE plantea la pregunta de por qué un gigante se molestaría en comprar una compañía que es sólo un operador secundario en el mercado bursátil de EU.

La bolsa de Chicago maneja menos de 1% del volumen de acciones de EU, mientras que más de una quinta parte tiene lugar en las tres bolsas de NYSE.

Si bien NYSE no está captando una cantidad significativa de negocios, obtiene otra licencia para operar un mercado de valores. Éstas pueden adquirirse pasando por un largo proceso de aprobación en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) o encargándose de un mercado existente.

NYSE y sus rivales Nasdaq Inc y Cboe Global Markets Inc han acumulado estas licencias en los últimos años, en parte porque cada una les otorga un voto más para decidir el destino de partes importantes de la infraestructura del mercado, incluidas las lucrativas fuentes de datos sin las cuales los operadores no pueden funcionar.


valores@eleconomista.mx