Escandio, itrio, lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio.  En las últimas jornadas se ha multiplicado el interés de los inversionistas por estos 17 elementos químicos, desconocidos para el gran público, pero con unas propiedades magnéticas y electroquímicas claves para el desarrollo de la industria tecnológica.

Su presencia es vital en la elaboración de productos tecnológicos como teléfonos móviles y baterías para autos eléctricos, si bien su uso alcanza a sectores tan dispares como el energético, el farmacéutico y hasta el militar.

Los mercados financieros sufrieron el miércoles una severa sacudida por el temor a una escalada en las represalias comerciales entre Estados Unidos y China.

Gran parte de las alertas se han centrado las últimas semanas en el sector tecnológico, y es en este ámbito donde cobra relevancia la amenaza de China de frenar la exportación de minerales raros a EU. La medida supondría una “represalia tecnológica” por el veto de Washington a Huawei.

Amenaza para Wall Street

La reducción o incluso un hipotético bloqueo de estas exportaciones de China a EU representa una amenaza para los gigantes tecnológicos. Apple utiliza los minerales raros en componentes para cámaras y altavoces, y admite que son muy difícil de recuperar mediante el reciclaje, por las cantidades tan pequeñas que incluyen sus productos.

El problema para las empresas estadounidenses radica en la dependencia del suministro de China. De todas las importaciones de minerales raros de EU, 80% procede del gigante asiático. La cuota de otros países es residual, como 6% de Estonia, o 3% de Japón y Francia.

El protagonismo que podrían adquirir estos minerales raros en el caso de que China materialice su amenaza de bloquear las ventas a EU ha amplificado el espectro de inversionistas interesados en las empresas especializadas en su explotación.

El resultado es una entrada de nuevas inversiones en fondos especializados, como el Rare Earth Elements Fund, destinado sólo a inversionistas con conocimiento del tema, y en empresas mineras cotizadas, preferentemente en las Bolsas de China, Canadá y Brasil.

El creciente apetito de los inversionistas por las empresas vinculadas con la explotación de los minerales raros ha provocado ya subidas diarias de hasta 40%, como sucedió el miércoles con China Rare Earth Holdings en la Bolsa de Hong Kong.

En la Bolsa de Shenzen, las acciones de JL MAG Rare-Earth encadenaron cinco sesiones con alzas de 10%, el máximo diario permitido.

Las cotizaciones de Chengdu Galaxy Magnets también alcanzaron en Shenzen la subida máxima permitida de 10 por ciento.

Más moderadas, de 5%, fueron en otra empresa ligada a los minerales raros como Jiangmen Kanhoo Industry.

Los inversionistas interesados en tomar posiciones en pequeñas compañías vinculadas con los minerales raros pueden encontrar también alternativas fuera de China. En Canadá, la Bolsa de Toronto alberga varias empresas señaladas por los analistas por su exposición a los metales raros.