Grupo Financiero Mifel presentó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores una solicitud para listar sus acciones en la Bolsa mexicana.

Los planes para lanzar una Oferta Pública Inicial (OPI) de acciones vienen desde el 2014, cuando la institución financiera anunció su intención de convertirse en una empresa pública y levantar capital para empujar su crecimiento y aumentar sus nivel de capitalización.

Luego de revelar sus planes de listado, ésta podría ser la próxima emisora del sector financiero, después de Banco del Bajío, que la semana pasada debutó como empresa pública en cotizar en la BMV. El monto que prevé levantar y la fecha no se han revelado.

En el 2015, el fondo de capital privado Advent Internacional, miembro de la Asociación Mexicana de Capital Privado, adquirió una participación minoritaria de Mifel, al inyectarle 800 millones de pesos, recursos que le ayudarían a alcanzar el tamaño y madurez para llegar a la BMV.

La inyección de capital fortalecerá la estructura de capital del banco y apoyará su objetivo de lograr un crecimiento continuo en México. Seguirá concentrándose en ofrecer un servicio al segmento minorista de gran consumo y buscará expandir su presencia duplicando su red de sucursales en los próximos cinco años , informó Advent en aquel año.

Banca Mifel se encuentra en la posición 13 entre los participantes más grandes en términos de cartera de crédito, con 0.7% del mercado, indicó la agencia calificadora de valores Standard & Poor’s en un reporte de principios del 2017.

Añadió que las proyecciones apuntan que para éste y el próximo año registrará un crecimiento de dos dígitos y no espera cambios significativos en la participación de mercado.

Mifel abrió su primera sucursal en junio de 1994 y fue la institución número uno en recibir la concesión bancaria, tras la privatización de la Banca en México que inició en 1991.

Mifel es un banco de nicho, que atiende a personas físicas y morales, entre las que se encuentran pymes.

judith.santiago@eleconomista.mx