La mezcla mexicana de exportación retrocedió este jueves 64 centavos de dólar, respecto a la sesión del 30 de abril, tras el feriado por el Día del Trabajo, para cotizarse en 62.98 dólares el barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

En su análisis técnico, Banco Base detalló que la mezcla concluyó la sesión con amplias pérdidas, pues, a pesar de la disminución en el suministro global de hidrocarburo, la oferta de Estados Unidos continúa en aumento, tras las sanciones impuestas a Irán y la situación de Estado en Venezuela.

Lo anterior generó incertidumbre en los participantes del mercado, dado que en su último reporte semanal, la Administración de Información Energética (EIA) mostró un aumento en los inventarios estadounidenses no visto desde septiembre de 2017.

Asimismo, la institución financiera mencionó que las ventas masivas en el mercado petrolero se dieron ante la posibilidad de que Estados Unidos pueda otorgar más excepciones a países interesados en seguir con la importación de crudo iraní.

Por otro lado, el mercado augura un posible aumento en la producción petrolera de Arabia Saudita, pues se rumora que los compradores asiáticos le han insistido al reino saudí reponer el crudo que Irán dejará de vender tras las sanciones impuestas.

No obstante, el ministro de Energía saudí, Khalid Al-Falih, negó la posibilidad de ejercer algún incremento acelerado, a la par que aseguró mantenerse atento a datos de oferta y demanda global, pues prometió conservar el mercado estable y abastecer a cualquier cliente que carezca de crudo.

Sin embargo, pese a las presiones a la baja para la cotización del petróleo, se espera que el precio de este vuelva a subir, pues es probable que la oferta global sí se vea reducida, aseguró Banco Base.

En este sentido, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) bajó 1.79 dólares para venderse en 61.81 dólares el barril, mientras que el Brent perdió 1.43 dólares, para cotizar en 70.75 dólares el tonel, de acuerdo con información de Bursamétrica.