México seguirá siendo este año un usuario frecuente de los mercados externos de deuda, sobre todo en monedas principales como el yen, el euro y el dólar, dijo el martes el subsecretario de Hacienda, Fernando Aportela.

No obstante, la colocación de los 7,000 millones de dólares disponibles dependerá de las condiciones del mercado, precisó Aportela en una rueda de prensa para presentar el Plan Anual de Financiamiento 2013.

"El crédito externo se utilizará de manera activa buscando diversificar las fuentes de financiamiento, mejorando las condiciones de los pasivos públicos en moneda extranjera", dijo el funcionario a periodistas.

Por su parte, el jefe de la unidad de crédito público de la Secretaría de Hacienda, Alejandro Díaz de León, afirmó que se prevé una colocación mediante al sistema de subasta sindicada, aunque no precisó el monto ni la fecha de emisión.

México anunció en diciembre que desde el primer trimestre de este año ofrecería con una frecuencia de 12 semanas segregados de Udibonos a 30 años mediante subasta sindicada, y que aún analizaba la posibilidad de utilizar este sistema para colocar en el mercado segregados de Udibonos a 10 años.

Desde 2010, los flujos de inversionistas externos han inundado el mercado de deuda de largo plazo denominada en pesos mexicanos, atraídos por un sólido crecimiento económico, un déficit público relativamente bajo y tasas de interés más altas que los mercados de países desarrollados.

La tenencia de bonos mexicanos en manos de extranjeros creció más de 60% en 2012, alcanzando un monto de 1.571 billones de pesos (unos 123,870 millones de dólares).

RDS