Merck reportó un ingreso trimestral menor al esperado, al verse perjudicada por decepcionantes ventas de su tratamiento para diabetes, Januvia, y su fármaco para la artritis, Remicade.

El segundo laboratorio más grande de Estados Unidos superó las estimaciones de ganancia para el primer trimestre gracias a controles de costos y al debilitamiento del dólar.

Además, la compañía subió levemente su proyección de utilidades para todo el año.

Las ventas combinadas de Januvia y una medicación relacionada llamada Janumet subieron 1%, a 1,410 millones de dólares, comparado con el mismo periodo del año pasado, 30 millones por debajo de la expectativa de Wall Street.

La demanda de esos fármacos, la mayor franquicia de Merck y su motor de crecimiento , se debilitó ante la presencia de nueva competencia.

Las ventas de Remicade cayeron 30%, a 349 millones de dólares, 25 millones de dólares menos de lo esperado.

El tratamiento inyectable para la artritis reumatoide enfrenta cada vez más competencia en Europa de biosimilares más económicos. Los biosimilares son medicamentos de composición farmacológica semejante.

Un punto destacado en el reporte de resultados fue Keytruda, un nuevo tratamiento para el cáncer. Las ventas subieron a 249 millones de dólares, desde 83 millones de dólares el año anterior, superando levemente las previsiones.

La presión sobre productos importantes como Januvia y Remicade probablemente limitará las oportunidades de crecimiento (de Merck) en el corto plazo y contrarrestará la expansión rápida de productos como Keytruda, dijo el analista de Credit Suisse ,Vamil Divan, en una nota de investigación.

El ingreso total de la compañía retrocedió 1%, a 9,310 millones de dólares.

La utilidad neta aumentó a 1,120 millones de dólares, desde 953 millones de dólares en igual período del año anterior.

La compañía incrementó su pronóstico de ganancia a un rango de entre 3.65 y 3.77 dólares por papel.