Los mercados de México dejarían atrás un pasmoso desempeño para buscar sus máximos de mediano plazo, en una semana en que el flujo de datos económicos y una nueva inyección de liquidez del Banco Central Europeo podrían reavivar el apetito por el riesgo.

La moneda, la deuda y las acciones locales se mantuvieron postradas en rangos y operaron con sesgo negativo, ante la falta de estímulos que inviten a los inversores a extender las apuestas que caracterizaron al primer mes del año.

Sin embargo, cifras económicas relevantes de Estados Unidos y sobre todo, una nueva provisión de préstamos a tres años, cortesía del BCE, s erían argumentos suficientes para que los participantes retomen el ánimo comprador.

La mayor economía del mundo dará a conocer la cifra preliminar del Producto Interno Bruto, así como datos sobre la confianza del consumidor, la industria y la vivienda.

LO QUE PUEDE SUCEDER

Con el mercado de cambios: "Están aprovechando la poca liquidez, la ausencia de noticias relevantes para poder presionarlo con relativa facilidad y les dé oportunidad de entrar la próxima semana", dijo Mario Copca, analista de CI Casa de Bolsa.

"Incluso hay la previsión de llevárselo a los 13 pesos los primeros días de la semana y de ahí creo que puede entrar buen flujo, tratando de llevarlos de buena cuenta hacia sus máximos de 12.68-12.70 por dólar (...) Podríamos ver un nuevo rally para el peso al cierre de la próxima semana", estimó.

C on el mercado accionario: "Es una semana de datos importantes, el indicador adelantado de la economía junto con la confianza al consumidor son los datos más importantes y van a seguir siendo buenos datos", comentó Jorge Lagunas, administrador de portafolios de la firma Interacciones.

"El rango irá de 38,000 y 37,400 puntos, a la espera de noticias en Europa y datos en Estados Unidos", agregó.

Con el mercado de deuda: "Saldrá demandado el bono por la inflación que salió esta semana que beneficia más las tasas nominales (bonos) que las reales (udibonos). Los Cetes saldrían laterales, con algo de alza en los de seis meses por la oferta que podría haber de los vencimientos fuertes que vienen en marzo", comentó un agente de mesa de dinero.

"La próxima semana tenemos subasta del junio 2016, en donde podríamos ver algo de presión en esos nodos, pero es una buena ventana para vender la duración entre ese bono y el diciembre 2016, ya que el diferencial está bastante cerrado", precisó.

apr