La aversión al riesgo es la característica primordial al inicio del 2015. La turbulencia de los mercados de capitales continuará y todo por la incertidumbre que se genera en el mundo, por riesgos geopolíticos asociados con la caída en el precio del petróleo y el tipo de cambio.

La revaluación del peso no se presentará en el corto plazo, los precios del petróleo que se vieron en el pasado no regresarán; el precio del energético se convierte en una de las principales preocupaciones.

Los inversionistas, al ver el retroceso del peso y del energético, reducen sus posiciones en México y en todos los países emergentes en general.

La Bolsa Mexicana de Valores resentirá los cambios. Los analistas de diversas casas de Bolsa no ven con buenos ojos al mercado mexicano de valores, incluso reducen su esperado para el Índice de Precios y Cotizaciones de la BMV. La volatilidad continuará en los mercados. La plaza bursátil mexicana ganó apenas 1% el año pasado, nivel que alcanzó en los últimos días de diciembre pasado.

El precio del crudo ha caído alrededor de 34% desde octubre, con lo que aumentó la percepción de riesgo de México; la gran fiesta que se esperaba por la apertura del sector energético mexicano se ha convertido en una desangelada espera.

Y el peso, que registró una sobrerreacción por parte de los analistas e inversionistas, seguirá registrando embates de todos aquellos que quieren migrar al dólar.

Se verán sectores como el de la construcción, que tendrá un leve repunte, pero también sigue en el ambiente la percepción de que el consumo puede desacelerarse y el escenario pesimista no está fuera del radar de los analistas.

Bajan analistas crecimiento del IPC

Bolsa Mexicana de Valores crecerá menos de lo previsto

Los primeros meses del 2015 serán difíciles para los mercados bursátil y cambiario, debido a que continuará la volatilidad en el precio del petróleo y la revaluación del peso no se dará en el corto plazo.

De acuerdo con un análisis del Grupo Financiero Interacciones, el tipo de cambio y la caída en los precios del petróleo afectaron las expectativas de los inversionistas extranjeros, quienes redujeron sus posiciones en México y en los mercados emergentes en general.

El intermediario ajustó su pronóstico para el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) para este año de 50,600 puntos a 47,700. Incluso, anticipó alta volatilidad para el primer trimestre del año, por lo que el mercado podría tocar los 41,000 puntos.

Recordó que el IPC acumuló una ganancia marginal de 1% durante el 2014. Y aunque no hay razones para esperar una desilusión del mercado sobre la reforma energética, sí se ve difícil que la percepción mejore, por lo que se espera una ronda de reducciones en estimados por parte de los analistas, que incluirían pérdidas cambiarias y el efecto de un consumo más moderado , citó el documento.

Por su parte, los analistas de BX+ modificaron su pronóstico de crecimiento del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) para este 2015, al cambiarlo de 48,500 puntos a 46,500 unidades, debido básicamente a la fuerte caída del precio internacional en el precio del petróleo.

El Grupo Financiero BX+ agregó que existen otros acontecimientos que explican el menor aumento del IPC, como la mayor recuperación de Estados Unidos, que fortalece la expectativa de inicio de alza en las tasas de interés.

Además, mencionaron que el nulo indicio de recuperación importante en el consumo interno, pese al comienzo de un año electoral, resulta otro de los factores que contribuyen a la perspectiva de una contracción en el rendimiento de la Bolsa Mexicana de Valores.

Los expertos destacaron que de acuerdo con las recientes estimaciones del IPC (46,500 puntos), esperan un crecimiento promedio en resultados operativos (EBITDA) nominales de 7.5%, menor a 10.5% del consenso internacional.

Agregaron que también estiman múltiplos FV/EBITDA más cercanos a los actuales de 9.80x, la expansión de los múltiplos deben ir acompañados de la confianza de los inversionistas.

También CI Banco vislumbra un mercado accionario con poco crecimiento. Consideró que el IPC terminará el año en los 47,500 puntos. El intermediario financiero destacó que la volatilidad estará presente en el mercado durante el año, debido principalmente a factores externos, por lo que no se esperan grandes ganancias del mercado, por lo menos en los primeros seis meses del mercado. El año pasado en mercado bursátil mexicano estuvo a punto de perder, de no ser por la recuperación que tuvo en el último mes del año y ganó únicamente 1 por ciento.

Mercados

Tipo de cambio continuará bajo presión

A pesar de que el peso comenzó el año con fuerza, los especialistas vislumbran una moneda mexicana que tendrá grandes embates por cuestiones externas. El peso terminó el año con una depreciación de 11.6% al cerrar el año en 14.75 por dólar. La moneda mexicana logró una fuerte desempeño, al ser la tercera divisa emergente más fuerte. Analistas de Banorte pasaron a una postura neutral frente al dólar, ya que la volatilidad se incrementará en un entorno de bajos precios del petróleo y expectativas de alza de tasas de la Reserva Federal.

Interacciones, en un reporte de perspectivas del 2015, insistió en que el peso respecto del dólar está en niveles de sobrerreacción y en un episodio de aversión al riesgo , debido a que los operadores castigaron a la moneda por la caída en los precios del petróleo y a una percepción de que México es un país petrolizado.

Sin embargo, existe la perspectiva de que el peso regresará a niveles de entre 13 y 13.50 por dólar a finales del 2015, aunque la volatilidad provocaría un tipo de cambio elevado durante el año.

CI Banco reconoce la incertidumbre acerca de cuándo Estados Unidos subirá las tasas de interés, a qué velocidad lo podría hacer; lo que provocaría, y acerca también de un tipo de cambio por arriba de 14.50 pesos por dólar en el primer trimestre del año, incluso rozando 15 pesos en algún momento.

Sin embargo, una vez que exista claridad sobre la estrategia de la Fed y que se observe una economía dinámica a partir de reformas estructurales se permitirá que el tipo de cambio baje para el 2016.

Mercados

El precio del petróleo seguirá en bajos niveles

Para este 2015 existe 50% de probabilidades de que el repunte del Producto Interno Bruto mexicano se ubique en 3.3%, aunque en un escenario optimista podría llegar a 4%, pronosticó CI Banco. También los analisas destacaron que los precios del petróleo tocarán mínimos, debido a una guerra de precios. De acuerdo con su escenario base para México, CI Banco, a través de sus Perspectivas Económicas y Riesgos para 2015 , detalló que estima que el precio de la mezcla mexicana de petróleo de exportación cierre el año cercano a los 60 dólares -el promedio en el año será de 55 dólares por barril.

Dijo que continuará la caída en la producción petrolera en México, pero a un menor ritmo y los ingresos públicos serán compensados por menores costos de importación de gasolina.

En su escenario optimista, dijo que los precios del petróleo logran revertir la tendencia negativa y con ello la producción nacional deja de caer; mientras que en su escenario pesimista el precio de la mezcla mexicana cae a niveles cercanos a los 30 dólares por barril y en el peor panorama se ubicaría por debajo de los 30 dólares.

Interacciones destacó que la caída de 34% desde finales de octubre en el precio del petróleo aumentó la percepción de riesgo de México, junto con la consecuente depreciación del tipo de cambio, así como inconformidades sociales y situaciones de violencia en el país afectaron a los mercados. En lo que respecta al crecimiento económico, Interacciones destacó que México inició un ciclo de recuperación y si bien hay una mejoría en la confianza, ésta se encuentra por debajo de los niveles del 2013.

Para Banorte, uno de los retos globales es el comportamiento en el precio del precio del petróleo, con todos sus efectos, negativos y positivos, para algunos jugadores del mercado, ya sea que se consuma o produzca el energético. En unos meses el precio del crudo perdió la mitad de su valor. El Brent cotizó en máximos en junio en 111 dólares por barril; está en niveles por debajo de los 50 dólares la unidad. Las dudas son la constante entre los inversionistas, ante la pronunciada caída en el precio del petróleo. Las preguntas son muchas, ¿en qué grado podrá esto afectar las decisiones de política monetaria? Adicionalmente, ¿qué economías ven beneficiado su crecimiento económico, y cuáles otras enfrentan retos en sus cuentas fiscales y externas por la baja en el precio del petróleo? Otro factor clave sin duda, es ¿cuánto tiempo durará este escenario de precios bajos del petróleo?, pregunta el área de Análisis de Banorte.