Los futuros del petróleo se estabilizaron cerca del cierre de la sesión del viernes y siguieron la leve alza del mercado bursátil, tras haber operado en rojo durante gran parte de la jornada debido a un debilitamiento del panorama de la demanda de crudo.

Los mercados accionarios globales remontaron el viernes después de una ola de ventas de varios días.

Eso llevó a los futuros del petróleo a subir levemente al final de la tarde, después de haber sido lastrados por proyecciones de una demanda débil.

Un reporte mensual de la Agencia Internacional de Energía (AIE) indicó que los mercados petroleros parecen “adecuadamente abastecidos por el momento” gracias al fuerte aumento de la producción, aunque rebajó sus previsiones de crecimiento de la demanda a nivel mundial para este año y el próximo.

El crudo referencial internacional Brent ganó 17 centavos, o 0.21%, a 80.43 dólares el barril, tras haber caído 3.4% en la víspera. El crudo en Estados Unidos subió 37 centavos, o 0.52%, a 71.34 dólares el barril.

En la semana, el petróleo estadounidense cedió 3.6% y el Brent cayó 4.1 por ciento.

Ambos referenciales sumaron su primera caída semanal en cinco semanas, presionados por la fuerte alza de los inventarios en EU y menos temores a una disminución de la oferta global debido a las inminentes sanciones contra las exportaciones de Irán.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación ganó el viernes 0.44 dólares o 0.60% y se vendió en 74.11 dólares el barril.

El reporte de la AIE es el último que prevé una demanda más débil en el futuro y concluye que el suministro es adecuado.

El petróleo encontró respaldo en las cifras que mostraron que las importaciones diarias de crudo de China en septiembre tocaron su máximo desde mayo y por un rebote en las acciones.

La gasolina en Estados Unidos terminó con una ganancia de 0.76 dólares a 1.942 dólares por barril.