El cobre se mantuvo estable el miércoles, pero las expectativas de un superávit del metal y una débil demanda en China indicaron que es probable que los precios reciban más presión en las próximas sesiones.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres subió apenas 0.1%, a 4,735 dólares por tonelada, pero el metal rojo, utilizado en la energía y la construcción, seguía en camino hacia una pérdida de más de 25% en el 2015. El mes pasado tocó un mínimo de seis años y medio, por debajo de los 4,450 dólares.

China representa casi la mitad del consumo mundial de cobre, estimado en 23 millones de toneladas este año.

El cobre se vio respaldado el martes al conocerse noticias de que nueve grandes fundiciones del metal en China acordaron reducir las ventas al contado en hasta 200,000 toneladas en el primer trimestre del 2016.

La medida se suma a una decisión previa de las fundiciones de reducir la producción el próximo año en al menos 350,000 toneladas.

Operadores dijeron que el cobre podría negociarse entre 4,500 y 4,750 dólares hasta que un factor importante lo saque de ese rango.

En otros metales, el plomo a tres meses subió 0.6%, a 1,778 dólares por tonelada, tras tocar máximos de dos meses de 1,786 dólares.

En tanto, el zinc avanzó 1.7%, a 1,632 dólares por tonelada, su nivel más alto en un mes.

El aluminio perdió 0.5% a 1,528 dólares por tonelada; mientras que el níquel cedió 0.6% a 8,700 dólares; y el estaño bajó 0.3% para cotizar en los 14,650 dólares.