El año pasado, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) perdió varias emisoras, y la historia podría repetirse en este 2019, hay por lo menos cuatro que buscan borrar su listado.

La fabricante de toallas Hilasal, la dueña de galletas Mac’Ma, Ingeal, anunciaron sus planes para deslistar sus acciones del mercado accionario mexicano.

A esta lista de emisoras se suman la automotriz Rassini. Por otra parte, la desarrolladora de viviendas GEO, aunque no ha iniciado el trámite, se declaró en quiebra, por lo que ordenó disolver y liquidar la sociedad.

Con las salidas en puerta, el universo de empresas listadas en Bolsa se aleja de la marca de las 143 reportadas por la BMV al cierre de diciembre del 2018.

“La baja de emisoras en el mercado accionario local obedece a circunstancias propias de cada empresa”, comentó Juan Manuel Olivo, director de Promoción y Emisoras de la BMV.

“Tenemos muchas empresas que están en proceso de deslistarse del mercado, ya con información pública, como Hilasal. Otras se han deslistado, como Interacciones, producto de su  fusión con Banorte”, puntualizó el directivo de la BMV.

Desde octubre pasado Santander España, migró sus acciones de la BMV al Sistema Internacional de Cotizaciones. No obstante, Santander México continúa listado en la BMV y forma parte del principal índice S&P/BMV IPC.

Por varios motivos

Algunas empresas se reestructuran, otras se fusionan o son adquiridas.

En el 2018 abandonaron a la BMV Interacciones  que se fusionó con Banorte; Casa Saba se deslistó en junio del 2018, aunque estaba suspendida desde mayo del 2013.

Otro caso fue el de Carso Infraestructura y Construcción, que realizó su baja en mayo del año pasado, aunque desde el 2012 anunció sus planes de desliste. Mientras, otras empresas, como Hilasal, Santander, Rassini, e Ingeal, están en proceso de cancelar las acciones que cotizan en el mercado de valores.

Las salidas ocurrieron en un año de sequía en el mercado accionario, puesto que el 2018 fue el primer año sin una Oferta Pública Inicial (OPI), lo que no se veía desde hace 10 años.

También fue el primer año con dos bolsas de valores operando en México, luego de 44 años de mantenerse sólo un centro bursátil. No se dio ninguna colocación de acciones.

Juan Manuel Olivo explicó que las empresas solicitan su baja de listado de acciones no necesariamente por razones negativas como su quiebra.

Por ejemplo, dijo que puede darse por el bajo porcentaje de títulos flotando en el mercado, con lo que prácticamente la empresa tiene la mayoría de las acciones.

“La realidad es que son muy pocas las empresas que se deslistan del mercado. La mayoría una vez que llegan a la Bolsa de valores se mantiene y busca fuentes de financiamiento adicionales.  Estos modelos en donde las empresas le encuentran sabor al mercado de valores se repiten mucho más que las emisoras que se deslistan”, acotó Juan Manuel Olivo.

Dos bolsas, cero listadas

La salida de empresas también se da en un momento histórico para el mercado de valores mexicano. Tiene dos bolsas de valores: la BMV y la Bolsa Institucional de Valores (Biva).

El nuevo centro bursátil con seis meses de operación, Biva, afirmó que el mercado mexicano de acciones tiene el potencial de crecer hasta 200 emisoras en los próximos cinco años, lo que significará sumar unas 60 empresas, un promedio de 12 por año.

El director general de la BMV, José Oriol Bosch, sostuvo que había planes de cinco empresas que buscaban su salida de Bolsa, entre ellas mencionó a Banca Mifel y a la cadena de tiendas comerciales Coppel.

Sin embargo, ambas compañías anunciaron la cancelación indefinida de su OPI, dejando así desierto el mercado accionario mexicano en el 2018.

El adiós para algunas empresas en Bolsa llegó el año pasado

La compañía mexicana fabricante de toallas Hilasal Mexicana anunció en abril la disolución de la compañía por no poder hacer frente a sus pasivos y no tener liquidez para seguir operando.

La compañía oriunda de Jalisco, que en su mejor momento logró colocar sus productos en los estantes de los almacenes JCPenney en Estados Unidos, llegó a tener un valor de mercado de 736.2 millones de pesos el primero de abril de 1997, según datos de Economática.

Los papeles de la firma tuvieron como precio final 25 centavos durante febrero del 2018, cuando la BMV suspendió la cotización de sus títulos.

La crisis de Estados Unidos en el 2008, a donde Hilasal enviaba hasta 50% de su producción, marcó el punto de inflexión de la compañía, pues tras ésta sus envíos descendieron 86%, un golpe del que no logró recuperarse.

La firma entró en concurso mercantil en junio del 2012, intentando lograr un acuerdo con sus acreedores y tratando de esquivar el incumplimiento de sus obligaciones; sin embargo, nunca pudo recuperar su ritmo de ventas.

Los títulos de la compañía no despegaron durante su paso por el mercado accionario nacional, pues según datos de Reuters, su precio máximo fue de 1.99 pesos por título el 6 de julio de 1999.

Se derrumbó

El 21 de noviembre, la que llegó a ser la mayor constructora de vivienda de interés social en México, Corporación GEO, se declaró en quiebra, argumentando que no tenía suficiente efectivo para continuar en marcha ni capacidad para generar nuevos negocios.

La compañía informó que, durante una asamblea general, ordenó la disolución y liquidación de la firma.

El último precio de la acción de la viviendera fue de 0.62 pesos por título el 30 de abril del año pasado, cuando la BMV suspendió la cotización de sus valores por no presentar sus estados financieros al primer trimestre del 2018.

Ésta fue la segunda vez que suspendieron sus papeles, que el 22 de febrero del 2007 llegaron a cotizarse hasta en 1,317.22 pesos nominales, con lo que alcanzó su mayor valor de mercado, de 36,899 millones de pesos.

La dueña de las galletas Mac’Ma, Ingeal, y que cotizaba en la Bolsa mexicana desde diciembre de 1994, enfrentó problemas financieros desde el 2011.

A la fecha, la empresa encara procesos judiciales con acreedores por montos que van desde los 100,000 hasta el millón de pesos, por un monto total de 5.9 millones de pesos, de acuerdo con su último informe anual enviado a la BMV.

La compañía mexicana alcanzó un valor de capitalización de 220.9 millones de pesos en términos nominales el 15 de marzo de 1996, según Economática.  (Con información de Claudia Tejeda)

[email protected]