Las bolsas de valores de China (Hong Kong y Shanghái) cayeron 4.32 y 2.49%, respectivamente, este martes, en otro día negro tras las fuertes pérdidas del día anterior, debido a la preocupación por las medidas del gobierno de Pekín, en sectores como educación y tecnología.

El lunes, la Bolsa de Hong Kong cerró con una caída de más de 4%, y lleva perdido 8.28% en tres sesiones. En Shangháí, la Bolsa pierde 4.77% desde el viernes pasado.

En la apertura del mercado asiático el miércoles, la Bolsa de Hong Kong se recuperaba con un alza de 0.69%,mientras que la de Shanghái retrocedía por cuarta sesión consecutiva 0.29 por ciento. 

Los inversionistas de Hong Kong están preocupados por la decisión del gobierno de reformar la educación privada para evitar que las compañías del sector tengan ganancias. Ello se suma a recientes medidas para tomar mayor control del sector de las empresas tecnológicas.

“La pregunta ahora es saber si los reguladores van a ocuparse de otros sectores. Estas interrogantes sobre la regulación serán el elemento clave para los mercados", estimó Daniel So, analista de CMB International Securities.

Según las nuevas directivas publicadas el sábado por el gobierno chino, las empresas de apoyo escolar tendrán que registrarse a partir de ahora como asociaciones sin fines de lucro. Además, ya no podrán impartir clase los fines de semana y días feriados ni durante las vacaciones escolares.

La industria de los cursos de regularización y de preparación de exámenes es un sector muy jugoso en China, cuyo sistema de enseñanza es especialmente competitivo y elitista. Representó en el 2018 cerca de 260,000 millones de dólares, según el gabinete de estudios L.E.K. Consulting.

Las acciones de los líderes chinos de la educación privada continuaron este marte su derrumbe. New Oriental Education & Technology, uno de los principales actores del mercado, perdió 8.63%, luego de haber cedido hasta 47% la víspera.

Koolearn Technology, especializado en los cursos en línea, cayó 3.05% y China Maple Leaf Educational, que prepara para el ingreso a universidades extranjeras, perdió 8.23 por ciento.

Las autoridades de regulación analizaron también al sector de las empresas de entregas de comida a domicilio, lo que provocó una nueva caída de 17.66% de la acción de la compañía especializada en ese rubro Meituan.

En cuanto al gigante de la tecnología Tencent, objeto de un procedimiento por prácticas monopólicas por su servicio de streaming musical, perdió 9.10%, mientras que el gigante de comercio en línea Alibaba cedió 6.35 por ciento.

En cascada

Otro sector golpeado en Bolsa fue el de los fabricantes de vehículos eléctricos. Las acciones de Xpeng cayeron 17%, mientras que Nio perdió 10%, Li Auto cayó 14% y Niu Technologies perdió 16 por ciento.

Si bien no hubo una nueva regulación dirigida a estas empresas, las caídas en el precio de sus acciones parecen ser parte de una liquidación más amplia de las acciones chinas que cotizan en Estados  Unidos.

El mayor escrutinio de China sobre ciertos negocios comenzó a fines de 2020 luego de la abrupta cancelación de la OPI de Ant Group. Una represión contra el gigante de la tecnología financiera se extendió a Alibaba y Tencent a principios de este año, y ambos recibieron multas y medidas antimonopolio.

Desde entonces, la empresa de transporte compartido Didi se ha visto afectada por acciones regulatorias del gobierno, que ha citado preocupaciones por la seguridad de los datos.

Las medidas enérgicas de Pekín en sus sectores de tecnología y educación han borrado 769,000 millones de dólares en valor de mercado de las firmas chinas que cotizan en EU en los últimos cinco meses. (Con información de AFP, Business Insider y elEconomsita.es)

Hay incertidumbre

Mercados de Europa caen por acciones de China

Las acciones europeas perdieron terreno el martes, después de las caídas de los papeles chinos.

El índice paneuropeo STOXX cayó 0.5% en su segunda sesión consecutiva de descensos.

Preocupaciones sobre una regulación más estricta del sector de tecnología por parte del gobierno de Pekín, impulsaron una ola de ventas en los mercados globales esta semana, a pesar del optimismo sobre la actual temporada de reportes trimestrales en Estados Unidos y Europa.

La empresa neerlandesa Prosus, que tiene una participación en el conglomerado tecnológico del gigante asiático, Tencent, cayó 7.2% a su nivel más bajo desde mayo de 2020, después de que las acciones chinas cayeran a mínimos de varios meses.

Reckitt, el fabricante de Lysol, se hundió 8.4% y registró su peor día desde febrero de 2003, ya que se unió a otras compañías importantes de bienes de consumo con una advertencia de que sus márgenes se reducirán este año debido a los mayores costos.

"Por años, el mercado ha asumido que las grandes empresas de bienes de consumo tenían marcas tan sólidas que era fácil trasladar cualquier costo adicional al cliente en forma de precios más altos", dijo Danni Hewson, analista financiero de AJ Bell.

"Unilever demostró recientemente que ese no era el caso, y ahora Reckitt también ha lanzado agua fría en esa teoría", agregó.

La mayoría de los sectores europeos bajaron, con las acciones de tecnología liderando las caídas. Los papeles del fabricante suizo de equipos informáticos Logitech retrocedieron 9.9% luego de que mantuvo sus objetivos para todo el año, a pesar de reportar resultados trimestrales mejores de lo esperado.

Los títulos de LVMH bajaron pese a que el grupo de artículos de lujo más grande del mundo registró ingresos y ganancias mayores a lo esperado, ante las crecientes ventas de líneas de moda y bolsos de Dior, Fendi y Louis Vuitton. Kering y Moncler.

termometro.economico@eleconomista.mx