Este año se validará la fortaleza de las economías emergentes, su capacidad de sostener el atractivo de los inversionistas para tornar su llegada en proyectos de largo plazo y se verá cuál ha contado con la madurez para convertir los precios del mercado en ganancias, afirmaron economistas del Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

Al presentar su reporte mensual, Capital Markets Monitor, el director ejecutivo del IIF, Hung Tran, destacó que la moderada reacción de los mercados hacia México y Malasia en el periodo de turbulencia de enero exhibe expectativas de crecimiento de la economía y una percepción de solidez financiera.

Explicó que las pérdidas de un solo dígito registradas por las divisas de México y Malasia son evidencia de la diferenciación que tienen los inversionistas por estos mercados, que tienen una menor dependencia del financiamiento externo.

Sobre México, anticipan que llegarán 7,000 millones de dólares en inversiones productivas anuales tras la aprobación de las reformas, en particular la energética.

El reporte evidencia que el aumento de las correlaciones entre mercados accionarios sugiere un incremento en los riesgos de contagio, los cuales podrían extenderse por todo el sector financiero, advirtieron.

En su opinión, la volatilidad continuará escalando en perjuicio de los mercados emergentes, lo que les obligará a apuntalar sus características, que les han permitido la diferenciación para sostenerse en el interés.

Según sus cuentas, en enero, las salidas netas de los fondos de capital de mercados emergentes ascendieron a 12,200 millones de dólares y 4,600 millones de dólares de fondos de renta fija, este último factor muestra que los inversionistas institucionales también están cediendo al temor.

[email protected]