A la fabricante de productos para el cuidado de la belleza, Kimberly-Clark México (KCM), le preocupa el efecto del tipo de cambio peso-dólar en sus costos, pues la mayoría de los mismos son por importación de materias primas.

En la más reciente conferencia con analistas, el director general y el director de Finanzas de KCM, Pablo González y Xavier Cortés, respectivamente, comentaron que el efecto cambiario representa una fuerte presión en los costos por incrementos de doble dígito en el precio de las fibras recicladas nacionales, fibras vírgenes, las resinas y energía eléctrica.

En lo referente al consumo interno para este año, los directivos ven un panorama complicado y retador por la inflación que sigue siendo un riesgo latente.

Sobre el tema de las inversiones para este año, la emisora de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tiene previsto realizar una inversión de alrededor de 100 millones de dólares, enfocado a la expansión de capacidad.

A KCM le preocupa la inflación pues ve presiones en los precios de las fibras durante el primer semestre del 2018.

La empresa propuso pagar un dividendo similar al del 2017, el cual lo establecieron en 1.58 pesos por acción.

El analista del sector de consumo discrecional de Actinver, Carlos Hermosillo, comentó que el resultado trimestral de Kimberly Clark resultó poco favorable, sobre todo en la parte del flujo operativo, pues esperaba un aumento de 2%; pero registró una caída de 7.3 por ciento.

En el informe trimestral, KCM  destacó que sus ingresos aumentaron ligeramente 0.54%, a 9,432 millones de pesos en el último trimestre del 2017, contra lo observado de 9,381 millones de pesos en mismo lapso de octubre-diciembre del 2016.

Los gastos de operación crecieron 2.9% en el periodo, reflejado básicamente por mayores costos de distribución.

El resto de los gastos de la compañía fueron menores contra los del año anterior, a pesar de que se siguió invirtiendo para fortalecer sus marcas.

ricardo.zam[email protected]