Los inversionistas institucionales aceleraron el uso de los fondos diversificados que se negocian como acciones (ETF) como sustitutos de futuros y de swaps en el 2015.

Lo anterior, principalmente por el incremento en los costos de estos instrumentos de inversión, donde se observó un crecimiento de 22% en ese periodo, dijo Mark Wiedman, jefe global de iSheres en Black Rock.

Un estudio realizado por la firma Black Rock mostró que toda vez que los costos en los balances generales de los bancos se han incrementado, también ha aumentado el costo del uso de los futuros y swaps.

Los ETF resultan ahora un sustituto más eficiente para los índices globales de renta variable y los índices de bonos, como los derivados de crédito , dijo Mark Wiedman.

Los clientes de América Latina y España siguen volteando hacia las dos líneas de productos globales, iShares estadounidenses y iShares europeos, en busca de liquidez y acceso a los mercados internacionales.

Los inversionistas en la región compraron más de 9,000 millones de dólares en iShares domiciliados en Estados Unidos y Europa en el 2015.

El año pasado fue muy difícil para los inversionistas en la región, principalmente por el bajo rendimiento de los mercados locales de renta variable, así como la fuerte depreciación de las monedas, comentó.

[email protected]