Las inversiones en bienes raíces son a largo plazo, por lo que la volatilidad en los mercados a causa de procesos electorales tiene un mínimo impacto, sostuvo el vicepresidente de Relación con Inversionistas de Fibra Uno (Funo), Jorge Pigeon.

“Estamos invirtiendo en México porque creemos en el país en los siguientes 50 años”, aseguró al referirse a la elección presidencial en México y sus probables resultados.

Funo es el fideicomiso de inversión en bienes raíces (fibra) más grande de México, con un portafolio de 552 propiedades entre centros comerciales, oficinas y naves industriales y cerca de 8.3 millones de área bruta rentable en operación al primer trimestre del 2018.

A principios de año, anunció que invertirá 37,000 millones de pesos durante el 2018 en la compra y desarrollo de proyectos.

Aun con el actual entorno de incertidumbre en el que México renegocia un acuerdo comercial entre Estados Unidos y Canadá y en que se elegirá al próximo presidente de la nación, Jorge Pigeon destacó que el país ofrece condiciones macroeconómicas sólidas que hacen oportuna y atractiva la inversión inmobiliaria.

Mercado joven

Aseguró que el mercado de bienes raíces está poco penetrado y es joven. “Hay un momentum de crecimiento hacia el futuro muy grande”, dijo, tras indicar que México es un país con 130 millones de habitantes y pocas ciudades que crecen rápidamente resultan en mayor escasez de bienes inmuebles.

Sobre las proyecciones de crecimiento económico en el que sitúan a México como la novena economía para el año 2030 y la séptima para el 2050, reiteró el potencial en el desarrollo inmobiliario.

Una novena economía en el mundo, dijo, debe tener entre 15 a 20 millones de metros cuadrados de área bruta rentable de oficinas, actualmente el país tiene apenas 5.6 millones.

“Vamos a necesitar muchas más oficinas de las que tenemos disponibles”, aseguró Pigeon.

Funo cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores. Los certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios se intercambian en 28.62 pesos por unidad. En el año se han depreciado 1.8 por ciento.

Sobre ello, el responsable de la relación con inversionistas del fideicomiso inmobiliario reconoció que los papeles no han tenido el mejor desempeño y se encuentran por debajo de su valor en libros, lo que obedece a varias causas, como la volatilidad cambiaria, alza de tasas de interés y al “mal entendimiento de la compañía”.

“No somos la versión mexicana de un Reit (Real Estate Investment Trusts) de los Estados Unidos, somos mucho más”, sostuvo.

Marcó unas diferencias: los Reit poseen activos inmobiliarios, los opera, cobra rentas y distribuye dividendos. Funo, además de eso, adquiere y desarrolla propiedades inmobiliarias, administra un fondo inmobiliario de capital privado, cobra tarifas y se enfoca en acrecentar el valor de sus activos.

[email protected]